¿Jugamos con pasta de sal casera?

 

La pasta de sal es sencilla de preparar y muy económica. Moldeándola vais a pasar ratos muy divertidos y entretenidos con vuestros hijos, sólo es cuestión de echarle una pizca de imaginación.

Además mientras los pequeños de la casa juegan con ella, desarrollan su creatividad y fantasía, aprenden a concentrarse y estimulan su motricidad fina y la coordinación oculomanual. ¿Qué más se puede pedir?

Cómo preparar la pasta de sal de forma casera

Los niños estarán encantados de participar en la preparación de la masa. Además de utilizarla para crear sus manualidades tendrán una divertida experiencia sensorial. Sólo necesitamos una parte de sal fina y una de agua por cada dos partes de harina. Mezclamos la harina con la sal y vamos añadiendo el ahua poco a poco hasta obtener una masa homogénea que no se pegue en las manos.

Para que sea más colorida podéis añadir al agua un poco de colorante alimentario o de pintura. Y ¡Ya está!. Tenemos una masa blanda y agradable al tacto lista para moldear. Tus hijos podrán experimentar, manipular y moldear diferentes formas o figuras. Seguro que os asombrará el potencial creativo de vuestros pequeños.

Podéis utilizar rodillos, cortantes de galletas, hilos de colores, utensilios de madera, cucharas, palillos, etc. Podrán hacer, deshacer y transformar tanto como quieran.

Otra opción es preparar recipientes con elementos naturales (piedras de diferentes tamaños, hojas, conchas, etc.) para que decoren sus creaciones a su gusto.

Conservar sus creaciones

Si queréis guardar las figuras que han moldeado podéis dejarlas secar al aire durante dos días. También se pueden hornear a 100 grados durante unos 15 minutos. Cuando estén frías se pueden pintar con acrílicos, agregar purpurina barnizarlas. ¿Qué os parece, os apuntáis?

Cómo conservar la pasta de sal

Para que la masa no se seque y poder seguir jugando otro día sólo tenéis que guardarla en un tupper o recipiente quede cerrado herméticamente. Otra opción es conservarla en la nevera envuelta en papel de film. Cuando queráis seguir moldeando con vuestros peques, recordad sacarla un poco antes para que no esté tan fría al tacto.


Categorías

Manualidades

Montse Armengol

Mamá orgullosa de un chico en plena adolescencia. Enamorada de la vida y la naturaleza. Amante de la literatura, la fotografía y la danza desde mi... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *