Juguemos al teléfono

¿Quieres que tu hijo se sienta atraído por la ciencia? Pues está en tus manos fomentar éste interés. Los juegos caseros pueden convertirse en verdaderos incentivos para el desarrollo científico de tu pequeño. Solo basta con un poco de investigación y puesta en práctica de algunos de los primeros inventos que en su momento revolucionaron a la humanidad.

Para involucrarnos en el desarrollo psicomotriz de nuestro pequeño podemos hacerlo mediante juegos como la elaboración de teléfonos con vasos, el proceso se los mostraremos más adelante. La importancia que tiene enseñar a nuestros hijos que el aprendizaje también es divertido es esencial para que en el futuro, el niño sea más receptivo a nuevas enseñanzas.

Para realizar este pequeño invento solo necesitas dos vasos de plástico y una tijera (que sólo los papis podrán manipular) y un trozo cordel, con dos o tres metros es suficiente.

A continuación, con la tijera se realiza un agujero en la parte inferior de cada vaso. Luego de utilizarlas podemos colocar las tijeras en un lugar fuera del alcance del niño.

Se pasa el cordel por cada uno de los agujeros y se hace un nudo lo suficientemente grueso para que no se salga. Y ya está, un juego que nunca pasará de moda y además estimula la curiosidad científica en los niños.

Como el cordel es de gran  tamaño podemos jugar con nuestro hijo a través de varias habitaciones, cabe recalcar que para que se pueda escuchar las ondas sonoras es necesario que el cordel se encuentre totalmente tenso.

Las ondas sonoras al chocarse con el material de plástico, cordel u otro objeto que se utilice como teléfono, viajan a través de él y llega al otro extremo donde se envolverá con el aire y se producirá el sonido y el interlocutor podrá escuchar nuestra voz claramente. Será muy divertido y asombroso para el pequeño de la casa.

Fuente. Centro 5


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *