La adopción.

La adopción

Hay muchas parejas que por el motivo que sea no pueden tener hijos aún deseándolo mucho. La adopción es una de las opciones que se les da a esos padres para poder tener ese hijo deseado, este hijo será igual o más querido por los padres a diferencia de lo que piensas algunas personas como que si no es hijo propio no se puede querer, mentalidad claramente equivocada.

Al igual que hay parejas que no pueden tener hijos/as hay muchos niños/as por el mundo que también necesitan de un padre y una madre que les de cariño y atención, bien sea por que han sufrido la perdida del mismo o por abandono. El proceso es largo pero merece la pena. Hay motivos por los que una pareja decide introducirse en esta maravillosa experiencia y una de ellas debe ser adoptar a un pequeño para darle cariño, calor y protección, para hacer de él un adulto equilibrado y sereno y no para llenar un vacío en la pareja o colmar una vida que no tenga sentido o incluso se puede dar el caso que se realice para tratar de remediar un matrimonio que sin hijos, está cuarteando.

Un hijo ya sea propio o adoptado nunca debe ser utilizado como un instrumento para resolver las dificultades y problemas de los adultos. Nunca debemos recordarle este gesto de adopción como algo de lo que éste deba sentirse agradecido más tarde.

La adopción.

Una de las preguntas que se suelen hacer los padres una vez adoptado a su hijo, es el cómo decirle que es adoptado, respuesta que es más sencilla de lo que parece.  Es importante que sepa que es adoptado y es mejor que lo sepa cuanto antes. Se le hablará de ello de forma natural, de forma que note el cariño que se le tiene y que no es diferente a los hijos de los demás padres.

Si no quiere que el niño sepa nada de su madre natural nunca debemos hablarle mal o contarle historias inventadas, se debería de decir que su madre lo quiso mucho y que le dio pena tener que dejarlo ya que no podía mantenerlo como correspondía. También es muy importante no utilizar esta situación en momentos de discusiones ya que puede hacer un gran daño al niño y que este reniegue de la familia.

Por último hacer saber que es un niño igual que otro y que si es de un país extranjero es habitual que necesite un periodo de adaptación a la familia, al colegio… no pretendamos que saque buenas notas ni que vaya al mismo nivel de los demás, mucho menos si tiene una edad avanzada. No debemos tampoco permitirle conductas o darle caprichos por el simple hecho de la “pena” que dé por no haber tenido unos padres que se ocupen de él.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *