La alimentación a partir de los 6 meses

A partir de los seis meses, el niño, el niño, comienza a comer alimentos sólidos a través de las papillas, la leche materna va quedando a un lado, a veces, como complemento, pero, claro está que al ir disminuyendo la succión, a la madre, también se le disminuye la producción de leche.

Ya sabemos que la leche materna, es la ideal para su alimentación, pues esta le produce defensas que le libran de muchas enfermedades, además de que con las de fórmula, puede llegar a alimentarse demasiado, más que el que necesitan, por lo que deriva en sobrepeso en el niño.

Para ir alimentando al bebé con alimentos más sólidos a través de las papillas, hemos de preparar estas, siempre con alimentos naturales, con mucha higiene, introduciendo poco a poco los alimentos, por ejemplo, uno a uno y dándoles a probar para adaptar sus gustos y comprobar la tolerancia a cada uno de ellos, ya que si los mezclas, puede que alguno le siente mal y no sepas cual es, para una mejor precaución, los pediatras, recomiendan la ingesta de alimentos más fuertes después del primer año, como puede ser la leche entera, el huevo, pescado, frutas cítricas…no hace falta añadir sal o azúcar, hay que dejar que los alimentos sean probados y aceptados tal y como saben, para acostumbrase realmente a su sabor.

Cuando se empieza a dar papilla, primero se le ha de dar los alimentos semisólidos y seguidamente la leche materna. Las primeras papillas, se dan al comenzar la salida de los dientes, primero muy triturados y a partir del año, con pequeños trocitos. Los horarios han de ser organizados y fijos. Al año ya estará introducido en los hábitos alimentarios y a la alimentación familiar. En cuanto a líquidos, lo más aconsejable es el agua y los zumos sin azúcar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *