La alimentación del niño

A partir del primer año de vida, el niño adquiere avances  importantes en su psicomotricidad. Sus funciones digestivas y metabólicas, van madurando y ya se puede ir igualando en la alimentación del resto de la familia, pero todavía necesita mucha energía y nutrientes determinados.

El niño debe tomar medio litro de leche al día, una leche adecuada para él, además de su dieta variada y equilibrada necesaria para su edad.

Hasta los 4-6 meses la leche es la base exclusiva de su alimentación (materna o de fórmula), después se van añadiendo complementos como los cereales, las frutas, verduras, carne, pescado

A partir de los 12 meses, su dieta ya es más variada, pero no todavía puede asumir del todo los hábitos alimenticios de toda la familia, aquí es donde juega un papel fundamental las leches de crecimiento, estas les aportan un complemento idóneo para esta etapa, además de una transición antes de incorporar la leche de vaca.

Estas leches ideadas para niños están enriquecidas con vitaminas, minerales (calcio, hierro, zinc, selenio), oligoelementos y ácidos grasos esenciales. Su contenido proteico es muy apropiado y su aporte de grasa limitado con un adecuado perfil de ácidos grasos esenciales, hacen de este alimento el mejor complemento para la dieta del niño hasta los 3 años.

El periodo de la vida desde los 1 hasta los 3 años es la fase del crecimiento del lactante, posteriormente alcanza el periodo del desarrollo estable que abarca desde los 3 años hasta el comienzo de la pubertad.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *