La aparición de signos puberales precoces no siempre responde a una situación anormal

Maduración sexual

Hemos leído en un informe de la Academia Americana de Pediatría, que los niños estadounidenses (aunque intuyo que la tendencia será generalizada) desarrollan signos de maduración sexual más temprano que en el pasado reciente. Como consecuencia se produce preocupación por un posible desarrollo puberal precoz, que provoca consultas al pediatra, y posteriormente al especialista en endocrinología infantil. Según parece, el síntoma más común de pubertad precoz es la adrenarquía prematura (manifestación precoz de vello público y / o olor corporal); le siguen la telarquía prematura (o desarrollo no progresivo de los senos: antes de los 2 años). También llama la atención lo que se conoce como lipomastia, que es un desarrollo superficial de la mama, que resulta ser tejido adiposo.

La conclusión del estudio “Evaluation and Referral of Children With Signs of Early Puberty”, es que a pesar de que la aparición de signos puberales antes de los 8 años en niñas y de los 9 en niños, pudiera indicar un trastorno subyacente; en la mayoría de casos (y sobre todo en las niñas) no son más que variantes normales y benignas, que no requerirían la realización de pruebas complementarias o tratamiento.

En enero de 2016 será publicado el estudio completo, aunque está disponible online desde el pasado lunes. Me gustaría comentar que si bien los signos comentados más arriba, probablemente no sean más que variantes normales, se aconseja una consulta informal al endocrino, valoración que realizará el pediatra, teniendo también en cuenta la curva de crecimiento.

Los grupos de ‘riesgo’ de presentar pubertad precoz son niñas con desarrollo mamario previo a los 8 años de edad, y niños con agrandamiento testicular y / o alargamiento del pene antes de los 9 años. Por el contrario, el vello público u olor axilar, junto con una curva normal de crecimiento, no son preocupantes, aunque se manifiesten ‘antes de tiempo’.

Cuando un niño presenta indicadores reales de pubertad temprana, deben ser evaluados y supervisados por un especialista pediátrico, quien entre otras herramientas terapéuticas, podría utilizar un agonista de la hormona liberadora de gonadotropina; aunque bien es sabido que previamente se realizan pruebas básicas como análisis o radiografías de edad ósea.

Me queda por último comentar que se observan diferencias variables en el inicio de la pubertad según origen étnico o presentación se sobrepeso / obesidad; por ejemplo (recordemos que la población del estudio es estadounidense) entre pacientes de 7 / 8 años con desarrollo precoz de las mamas, el mayor porcentaje se presenta en niñas de raza negra.


Categorías

Varios

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *