La autonomía en los niños

autonomía en bebés

En el desarrollo de los pequeños uno de sus grandes aprendizajes es la observación y la experimentación. Dejarlos que se guien por sus propios intereses resulta beneficioso para el mismo puesto que, hacer diversas actividades por sí solos, les ayuda a crecer.

Esta autonomía se va adquiriendo progresimamente y hace a los niños afianzar su temperamento, gustos, sentimientos, expresiones, etc, fomentando también su auto-determinación e independencia. Sin embargo, dejarlos que aprendan sólos no tiene nada que ver con las travesuras.

Esta autonomía no llega a los niños de manera rápida y sencilla, requiere de mucha paciencia y flexibilidad por parte de los padres, quiénes deben de dar ciertas oportunidades a los pequeños para que vayan adquiriendo poco a poco este desarollo.

autonomía en bebés

Oportunidades como recoger la mesa o sus juguetes, lavarse los dientes, bañarse y peinarse sólo, etc. Diversas actividades que con el tiempo se convierten en hábitos automatizados que al principio requerirán de muchas repeticiones para reforzar esa autonomía.

autonomía en bebés

La clave fundamental es la confianza, pero no sólo la que le brindan los padres a los pequeños sino la que él mismo construye poco a poco con esfuerzo. Esta autonomía mejorará su forma de actuar y de pensar por si mismo, así como aumentará su autoestima puesto que verá como ya no depende tanto de otros.

El papel de los padres es ayudar a que desarrollen esa autonomía progresivamente, demostrándole su confianza hacia él recompensándole con premios y mimos todos sus logros. De esta manera, es como un niño puede agradecer mucho más los aprendizajes que va adquiriendo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *