La caída de los dientes en los niños

Los dientes de los niños, comienzan a crecer entre los 4 o 5 meses de edad, terminando sobre los 3 años. Llegan a crecer un total de 20 dientes (10 abajo y 10 arriba). Incisivos centrales, incisivos laterales, caninos, molares y premolares.

El cuerpo es muy sabio, pues cuando el niño ya ha aprendido a comer, hablar se ha desarrollado su mandíbula, los espacios entre las raíces, se hace visible y comienzan a caerse los de leche, ya que los que serán  permanentes, empiezan a crecer empujado a los otros para que se caigan. Esto ocurre a partir de los 5 hasta los 7.

Estos dientes de leche, tienen la función de masticar para la buena alimentación de los sólido (durante los 3 a 5 meses, es cuando el niño comienza a comer sólido). Al comenzar a masticar, la mandíbula se desarrolla, algo que conlleva a hacer espacio para los dientes permanentes, ya que estos son más grandes. El desarrollo de la mandíbula, también conlleva a ejercitar los músculos que le facilitarán el habla, ya que facilitan la coordinación de los labios y la lengua. Mientras que los dientes permanentes van naciendo en la raíz, los de leche, son los encargados de guardar el espacio que estos ocuparán posteriormente para el total desarrollo de la boca.

Al igual que el nacimiento de los dientes tiene su orden, la caída también lo tiene.

La historia del Ratón Pérez, también tiene su motivo, pues la caída de un diente es algo doloroso, por ello, los papás animan a sus hijos a mover el diente para que caiga, esto es muy molesto que incluso a veces puede producir problemas, pero esta historieta es como un pequeño alivio en su imaginación con la que mitigan un poco el dolor a través de su imaginación.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *