La caída del ombliguito

Lo normal es que el ombliguito se caiga la primera semana, a lo sumo los diez días después de dar a luz. Hay veces en que tarda algo más o algo menos, pero la media es esa, así que si te preguntas cuánto tiempo tendrás que ver la pincita en el ombligo de tu bebé, no sufras, porque enseguida se cae.

Eso sí, hay que limpiar muy bien la zona, como con el resto del cuerpo. Y hay que procurar que se seque para que se caiga, así que el mejor remedio para ello es con alcohol del de baja graduación, -creo que son 74 grados, pero eso es fácil pedirlo en la farmacia. Como es tan poco desinfectante y como reseca mucho, el ombligo se curará enseguida y se caerá sin problemas.

Eso sí, si hay algún tipo de anomalía, vete al pediatra. Si ves que sangra un poquito, o si lo tiene raro, puede ser síntoma de que no se ha curado bien. No suelen ser problemas graves, pero eso mejor que te lo diga el médico. Normalmente te dirá que se lo cures con agua oxigenada y betadine, pero insisto, si le ves algo raro, díselo al pediatra, que se lo vea y lo valore.

Recapitulando: limpieza normal, de dentro hacia afuera, con una gasita humedecida en alcohol, y esperar. El día en que caiga la pinza será una alegría, porque podréis cogerle mejor, bañarle mejor, y será su primer hito en su breve historia de vida.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *