La carta viral de una mujer australiana: “ser madre no te convierte en esclava”

madre en facebookSer madre es una vivencia intensa y maravillosa. Hace que tus debilidades se vuelvan fortalezas, y que entiendas que cada día es nuevo, y que te va a someter a un reto que no esperabas. Se crece siendo madre, se adquieren nuevos papeles pero además, te obliga a reformular muchas cosas que antes de la maternidad ni tan solo te habías planteado.

Estas son muchas de las cosas que nos reivindica Constance Hall. Si nunca has oído hablar de ella te diremos que gracias a sus perfiles en las redes sociales ha conseguido que muchas de sus palabras sean virales. Sus recomendaciones, que más que consejos son “gritos de guerra” a la mujer que es madre, a la mujer que lucha por sacar adelante a sus hijos y que disfruta del día a día. En “Madres Hoy” queremos hablarte de ella. Estamos seguros de que te va a interesar.

La reivindicación de ser madre y ser mujer

Cuando las palabras se una persona se vuelven virales es porque hay algún matiz que levanta polémica. En este caso, Constance Hall lo ha conseguido a raíz de la siguiente frase: “ser buena madre no significa pasarte toda la eternidad limpiando”.

Algo así nos saca una sonrisa. No obstante, tras esta frase existe en realidad todo un alegato a la mujer que por encima de todo, elige priorizarse, cuidar de su desarrollo personal llevando de la mano a sus hijos en ese fascinante pero complejo camino cotidiano.

Constance Hall tiene 32 años y vive en Australia. A través de su perfil de Facebook verás a una joven que no duda en mostrar su cuerpo, las cicatrices de sus cesáreas y sus estrías. Carga siempre con sus bebés a todos sitios y disfruta de una vida social con amigos, parientes, paseos en la playa, comidas, reuniones…

La carta que dejó en su perfil y que logró alzarse como una de las más virales en lo que se refiere al hecho de ser madre, se resume con estas frases e ideas principales:

dia de la madre diversion

A la mujer que está en el parque, mirando su teléfono, haciendo caso omiso de sus hijos. Yo te saludo. En lugar de estar enganchada a las tecnologías deberías encenderte al mundo, a tus niños y no a esos grupos de madres que sólo hablan  a través de las redes sociales. Porque recuerda, no tiene por qué importarte absolutamente nada lo que piense ese ‘grupito de madres’.

La mujer que acumula montones platos sin lavar y, aún así, coge la puerta y se va a tomar un café con sus amigos. Yo te saludo. Ser una buena madre o esposa o un buen ser humano no significa pasar la eternidad limpiando tu casa. Si te obsesionas demasiado con ello tus amigos van a empezar a hacer su vida, pero sin ti.

Hazme caso en otra cosa. A la mujer que después del parto espera a que le receten antidepresivos. Yo te saludo. Todavía estarás lidiando con ella cuando tus hijos crezcan, no confundas la depresión con no luchar, eres la reina de tu vida y vas a poder con todo. Estás en el mejor momento de tu vida, disfruta de lo que tienes en brazos.

En ocasiones, confundimos fuerza y debilidad, pero la fuerza está siempre en ti, y a veces es tan fácil como atreverte a pedir ayuda. Ten en cuenta que muchas mujeres están pasando por lo mismo que tú, sólo que no se animan a hablar de ello. 

A la mujer que no ha perdido todo su peso después del parto. A ti yo te saludo. Ser madre es un nuevo trabajo que requiere tu atención las 24 horas del día pero por el que no se te remunera y que no terminará hasta dentro de 20 años. Por eso, no dudes en comerte ese pastel si lo deseas. Tu cuerpo después del parto no es un asunto público, así que olvida los comentarios que hagan sobre tu cuerpo: no le importa a nadie.”

La importancia de nuestro crecimiento personal

mujer embarazada disfrutando de ser madre

Podemos estar de acuerdo o no con muchas de las palabras dichas y publicadas por Constance Hall. Queda claro que cada mujer viven la maternidad y la crianza de una forma, y puede también, que tú, seas de las que deja sus platos limpios y su casa lista que y además, queda cada día con sus amistades sin ningún problema.

No obstante, la esencia de esta carta viral que ha dado la vuelta  al mundo es mucho más que ese matiz, es mucho más que el relacionar ser madre con ser una esclava del hogar y la tarea de la atención a nuestros niños. Por ello, es importante tener en cuenta estos aspectos.

La importancia de nuestro círculo social

Tanto si eres familia monoparental como si tienes una pareja, cuentas con personas que te apoyan, te quieren y te comprenden.

Recuerda que tu pareja, también vive la paternidad día a día contigo, así que no dudes en hacerlo partícipe de cada aspecto, deja que te ayude y disfrutad también de vuestros instantes de ocio en común.

  • Sabes que ser madre te obliga a tener nuevas responsabilidades, pero ello, no significa cortar el vínculo de la noche a la mañana con nuestra vida de antes. Tus amigos siguen estando ahí, al igual que tus compañeros de trabajo.
  • Es importante el evitar quedarnos solas todo el día en casa. Este hecho es algo que sufren muchas mujeres durante los primeros meses: las parejas vuelven al trabajo y pasamos gran parte del tiempo en la tarea de la crianza cayendo en la rutina, y muchas veces incluso, en un estado progresivo de tristeza o indefensión.
  • Evítalo, sal a pasear, toma el sol, apúntate a cursos de natación con tus bebés, a estimulación temprana o incluso a yoga. Existen múltiples actividades que puedes hacer con tus hijos durante esos primeros meses o años.

mujer con su hijo disfrutando de ser madre

Ser madre es aprender a ser más fuerte y más libre cada día

Puede parecerte una paradoja ¿Ser madre y ser libre? Desde luego. Basta con que reflexiones unos momentos en estas ideas:

  • La crianza de un hijo te va a enseñar cosas increíbles cada día, vas a descubrir todas tus fortalezas, tu ingenio para atender, negociar, distraer, cuidar, velar, enseñar y divertir…
  • Vas a caminar de la mano de tu hijo a la vez que progresas como mujer, tanto a nivel afectivo con tu pareja y también a nivel laboral.
  • La experiencia del día a día te va a enseñar qué caminos tomar y cuáles evitar. Todo es sabiduría, la que tú misma edificas, y ello, sabiendo cuáles son tus prioridades y lo que mereces, te ofrece sin duda más libertad personal, más satisfacción.
  • Una persona feliz y satisfecha es capaz de ofrecer lo mejor de sí misma a los demás, y por tanto, todo ello revertirá en tus hijos, en su crecimiento, en su madurez.

No lo dudes, también tú tienes tus principios y tus valores, tus reivindicaciones propias como las de Constance Hall. Haz de ellos tu bandera y vive tu maternidad y la crianza de tu hijo a tu manera, cuidándote cada día de tu vida.


4 comentarios

  1.   Macarena dijo

    ¡Que bonita carta Valeria! Quizás me ha gustado porque yo me he tomado la maternidad de una forma similar a Constance:

    – He llevado a todos los lados a los niños cuando eran pequeños.
    – He disfrutado cada hora de sus vidas (y sigo haciéndolo con las limitaciones propias de que están en una etapa en la que sus iguales tienen mucha presencia).
    – He cambiado de estilo de vida pero sin traumas y manteniendo contacto (diferente) con mis amigos ‘de antes’.
    – He conocido cantidad de mamás y papás estupendos.
    – Me he implicado en juegos y actividades de los peques.
    – No he renunciado a actividades propias de la vida sin hijos, sino que he encontrado que haciendo otras me lo paso mucho mejor.

    ….

    Y sobre todo: estoy creciendo muchísimo como persona y mujer, de hecho no niego que no hace falta ser madre para realizarse como mujer, pero a mi personalmente tener hijos me hace sentir mujer de una forma plena.

    ¡Gracias por compartirla! es una suerte que hayas querido aportarla 🙂

    1.    Valeria Sabater dijo

      Estoy de acuerdo contigo Macarena, pienso que la maternidad debe vivirse al máximo integrando parte de lo que éramos antes y todo lo que se vive y se aprende en el día a día. Y para ello, no hay que marcar líneas divisorias entre los niños y una misma. Viendo el perfil de Constance en Facebook atrae mucho la atención por ese aire medio hippie que tiene, siempre en la playa, en los parques, en las fiestas infantiles cargando a los dos “nanos” en brazos. Para mi que esta mujer no ha utilizado carritos en su vida, solo con verla ofrece mucha energía y merecía la pena compartir sus reflexiones.
      ¡Un abrazo Macarena!

      1.    Macarena dijo

        Gracias de nuevo… olvidé añadir que ¡por supuesto! los años en los que me dediqué exclusivamente a la maternidad, no fueron sinónimos de pasar la aspiradora y tener la casa impecable, más bien al contrario; yo quise dedicarme a los niños no a la casa, y de hecho en los formularios que llenaba no ponía ama de casa, sino ‘madre’, lo que originó en más de una ocasión, sonrisas (sinceras o maliciosas) en varias personas.

        1.    Valeria Sabater dijo

          ¡Muy bueno esto último Macarena! En ocasiones basta con un cambio en la terminología para reflejar una realidad más clara: ser-madre-no-es-ser-esclava-de-las-tareas-del-hogar. Estupendo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *