La confianza de un niño

Conseguir confianza en uno mismo, es un gran reto, el cual, es una acción que debemos inculcar igualmente a nuestro hijos. Los adultos, formamos una parte muy importante en este hecho, ya que si se le protege y guía, él se sentirá seguro de sí mismo, todo lo contrario ocurre cuando el niño, ha de obedecer, acompañar, realizar todo aquello que le mandan, sin sacar a relucir si propia iniciativa y saber hacer las cosas por sí solo.

Los niños sobreprotegidos, son aquellos que siempre necesitan del adulto, pues no saben realizar las cosas por ellos mismos. No les gusta quedarse solos, ni jugar a solas, no quieren hacer sus propias cosas, siempre desean estar acompañado por un adulto. Si se encuentran solo en algún momento se sienten angustiados.

Los niños han de vivir sus propias experiencias, aunque siempre supervisadas de forma moderada, de esta forma aprenderán seguridad sin necesitar de nadie que les ayude. Se les ha de motivar e incentivar llevándolo a lugares nuevos e interesantes, felicitarle cuando consiguen llegar a donde deseaban o consolarlos cuando no dándole ánimo para que lo intenten de nuevo, han de aprender a compartir con los demás…

Cuando se les corrige, no se le hace con amenazas ni castigos, pues esto solo causa temor y le hieren. Tampoco se le ha de avergonzar, sino ser positivo ante las situaciones, por ejemplo, si llora, hay que averiguar el motivo y no ridiculizarle o regañarle porque lo haga.

Los niños, han de estar prevenidos ante las causas que puedan venir, por ejemplo, si hay que vacunarlos, se le ha de decir y explicar la verdad, a modo de convencer, pues si se le engaña no confiará en ti. Igualmente cuando un papá o mamá se va, se le debe decir que pronto volverá y posteriormente cumplirlo, pues tras el engaño, existe la inseguridad hacia el adulto que más confía.

Mas información – Las acciones en los niños

Fuente – Kids health


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *