La dentición

La etapa en la que un niño comienza a salirle los dientes, es sobre los 5 o 6 meses de edad, acabando sobre el año y medio.

Los primeros que salen son los incisivos frontales inferiores, esos tan graciosos que vemos en los bebés y que nos parecen como ratoncitos. En los dos meses siguientes, salen los cuatro incisivos superiores frontales y laterales. En el mes siguiente, los incisivos laterales inferiores. Seguidamente las muelas de atrás y finalmente los colmillos. Sobre los 15 meses, se suelen tener ya todos los dientes, exceptuando las segundas muelas que salen a los 2 o 3 años aproximadamente.

Cuando los dientes están saliendo, las encías se hinchan e inflaman. Hay bebés que suelen tener molestias con fiebre incluida, pero una fiebre localizada, nunca general.

Los bebés en esta etapa, sufren trastornos de sueño, falta de apetito, irritabilidad… pues estas molestias, les ocasionan escozor, picazón, dolor… hay dientes que incluso salen con facilidad, son más costosos porque quedan atrapados en la encía. En ocasiones, es el dentista el que debe evaluar si se necesita intervención o no.

Para ayudar al bebé en su alivio cuando está en plena dentición, hemos de tener siempre paños o baberos a mano para la excesiva baba que producen. La ropa que está en contacto con él, se ha de cambiar con frecuencia, pues la baba que queda en ellas, puede producirle salpullidos. Para aliviar el dolor, un pañuelo fresquito (introducirlo en la nevera) para que lo muerda les refrescará y adormecerá las encías. Igualmente existen juguetes que efectúan el mismo sistema (aros, muñequitos…) ten cuidado que no sean muy pequeños y que no estén totalmente congelados para que no les pueda dañar. Un mordedor será de gran ayuda, ya que está fabricado para el fin de calmar el dolor. Siempre juguetes grandes y que no se desmonten.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *