La diarrea en verano

En verano, se propagan los virus debido a las altas temperaturas, estos pueden provocar diarrea, la cual, si afecta a los niños, puede ser muy peligrosa respecto a la deshidratación.

Los síntomas, son varias veces seguidas de deposición acompañadas de fiebre o vómitos. Esto hace perder sales y líquidos que producen, como ya hemos indicado antes, la deshidratación.

La diarrea, se puede combatir con un simple cambio en la alimentación si su causa no deriva de alguna bacteria, en ese caso, será necesario el uso de antibióticos.

El cambio en la alimentación, no supone nada estricto, pues no se ha de privar al niño de nutrientes, simplemente se han de evitar los alimentos crudos o con azúcar.

Los vómitos, disminuyen comiendo en pocas cantidades y varias veces al día, por ejemplo, en vez de tres comidas, se realizarán cinco.

Si el que sufre la diarrea es un bebé lactante, no debe de dejar de tomar leche, pues esta le suministra el líquido, la sal y los nutrientes necesarios.

Si la diarrea es producida por una bacteria, el niño rechazará líquidos y alimentos, por lo tanto, se le suministrará suero oral para su hidratación, además de los antibióticos que destruyen la bacteria y antidiarreicos para evitar la pérdida de líquidos.

Cuando un niño sufre este tipo de enfermedad, es bastante peligroso, hemos de ser conscientes que su vida puede peligrar, pues los niños se deshidratan fácilmente, son muy vulnerables a este mal, hemos de estar pendientes y sobre todo en la época estival debido a las altas temperaturas que conlleva.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *