La difteria vuelve con ocho casos en Girona

nena tos

La difteria es un tema que está dando mucho que hablar estos días en nuestro país a causa de ocho niños que ya han sido contagiados en Olot, Girona. Sin duda ahora empieza de nuevo una controversia sobre si vacunar o no  a los niños, la libertad de los padres para decidir sobre la salud de los niños y las consecuencias de no tomar precauciones ante enfermedades que se pensaban que estaban erradicadas.

La difteria es una infección bacteriana agua que es extremadamente contagiosa y que afecta a la nariz y a la garganta de las personas contagiadas. Los niños menores de 5 años y los adultos mayores de 60 son más vulnerables a contagiarse en caso de no estar vacunados. Exactamente, la difteria es una enfermedad causas por una bacteria (Corynebacterium diphteriae) que está presente en la boca, nariz y garganta y se contagia por vía respiratoria, normalmente por estornudos o por tos.

Cuando una persona es contagiada, se incuba de dos a cinco días aunque algunos infectados no muestran síntomas pero sí pueden contagiar a los demás. Los síntomas incluyen dolor en la garganta, fiebre, estornudos, tos, dolor de cuello y obstrucción en las vías respiratorias. El período de contagio es de dos semanas en la fase aguda aunque los portadores pueden tener contagiar durante meses. La mortalidad es de 5 a 10 casos de cada 100.

Otras formas de contraer la difteria es a causa de vivir en condiciones insalubres, por padecer manutrición o por ser contraída. Los niños y adultos que no están vacunados de la difteria, están en situación de riesgo extremo y se pueden contagiar. Es por esto que en Olot (Girona) las alarmas están activadas y es que ya son ocho niños los contagiados y el temor aumenta día tras día.

La difteria es muy poco frecuente en Europa y es que llevamos décadas vacunando a los niños contra esta enfermedad pero cuando los padres deciden no vacunar a sus hijos, exponen a los pequeños a estas terribles enfermedades. Además, suelen ser frecuentes en países en vías de desarrollo, donde las vacunas no se administran con tanta facilidad.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *