La enfermedad de Behçet en niños

La enfermedad de Behçet

La enfermedad e Behçet es un trastorno inflamatorio dónde no se conoce su procedencia. Su apariencia más característica es la aparición de aftas (llagas o úlceras) que aparecen en la boca y en los genitales. Otras manifestaciones son la inflamación en los ojos que es otro de los síntomas recurrentes y puede provocar problemas de agudeza visual.

Es importante detectar a tiempo los síntomas, aunque no son fáciles de pronosticar, pues una persona puede estar con episodios de inflamación por períodos irregulares y no poder dar síntomas severos. Tampoco hay ninguna prueba para poder realizar el diagnóstico con facilidad.

¿La enfermedad de Behçet ocurre en niños?

Esta enfermedad es más asidua en personas de origen occidental y más frecuente en mujeres que en hombres. Los primeros síntomas aparecen a partir de los 20 años, cuando un niño ya se ha hecho adulto y rara vez se da su pronostico en personas mayores de 60 años o en niños. Se trata por lo tanto de una enfermedad rara que se da en niños en raras ocasiones.

Alguna vez se ha encontrado un caso aislado hasta en niños de 3 años, con síntomas diagnosticados como la afectación neurológica ocular, con episodios de fiebre, aftas orales y dónde se remitieron en problemas que dañaron la parte ocular. Los signos y síntomas para estos niños son los mismos que se remiten para cualquier persona y los tratamientos se basan prácticamente con los mimos medicamentos.

¿Qué causa la enfermedad de Behçet?

Se le ha asociado como un síndrome autoinmune, dónde el cuerpo fabrica anticuerpos que atacan a otras partes del cuerpo conocidos como autoanticuerpos.  Es una enfermedad autoinflamatoria, donde se producen episodios de inflamación en distintas partes del cuerpo, pero no como respuesta a lo que deberían ser infecciones, tumores o anticuerpos.

En este caso se está produciendo una vasculitis, una inflación de las arterias y venas y que no son provocadas por autoanticuerpos. Aunque en parte se pueden deber los síntomas a la tendencia exagerada a la inflamación que tiene el organismo de estas personas.

Se ha llegado a determinar a personas con una predisposición genética incrementada al padecer esta enfermedad y sin causa aparente, pero algunos estímulos medioambientales podrían llegar a desencadenar estos síntomas; o la aparición de una infección por algún tipo de virus o bacterias. Se han llegado a presentar síntomas neurológicos, articulares, problemas en venas y arterias y hasta problemas gastrointestinales.

La enfermedad de Behçet

Tratamiento de la enfermedad de Behçet

Esta enfermedad puede desencadenar diversas molestias que pueden llegar a tratarse de forma individualizada. Las aftas vocales y genitales leves se pueden tratar con medicamentos tópicos, cremas especiales o corticoides.

Cuando el problema afecta al órgano de la vista hay que hacer una valoración y en su caso utilizar corticoides o algunos inmunosupresores. Para los problemas neurológicos, vasculares, articulares o gastrointestinales se usarán corticoides e inmunosupresores. Para las trombosis venosas o arteriales se utilizarán anticoagulantes. Y si existes aneurismas arteriales es necesaria la operación.

Para casos mucho más extremos dónde no se responde a ninguno de estos tratamientos se prueba con la leucocitoaféresis, que consiste en absorber los neutrófilos de la sangre.

Consejos y cuidados para el día a día

La enfermedad de Behçet

Cuando se ha pronosticado esta enfermedad, los pacientes han de tomar conciencia de los cuidados a los posibles síntomas que pueden llegar a derivar. Para ello se pedirá que se cuide la salud de la boca ante posibles aftas orales.

Se debe de cuidar la piel para que no tenga una respuesta inflamatoria. Hay que saber curar las heridas, raspaduras o pinchazos cuando se produzcan. Igualmente hay que utilizar ropa de algodón y sin perfume para que no se produzcan úlceras genitales.

La vigilancia en el oftalmólogo también tiene que ser precisa para que no se produzcan procesos inflamatorios. También es importante prestar atención de los problemas circulatorios.

Para prevenir este tipo de enfermedad no hay ningún pronostico que determine si se va a padecer, ni tampoco se puede averiguar el por qué se ha sufrido, No hay ninguna analítica ni determinación genética que pueda predecir la enfermedad de Behçet, por lo que habría que luchar y hacer muchas más investigaciones para poder conocerlo más a fondo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.