La enseñanza de la moral en los niños

escucha activa familia

La mayoría de los padres suelen preocuparse cuando aparece un tema de moral. Pensamos en todas las cosas terribles que han sucedido en nombre de la moral y francamente no se está seguro de lo que puede significar o de cuál es el papel que puede jugar en las cosas que enseñamos a nuestros hijos. El problema es que estamos criando a hijos en una cultura que parece estar atrapado en un muy serio declive moral.

Parece que cada vez son más las personas que están dispuestas a hacer las cosas mal solo para salir hacia adelante, sin importar el daño que se haga a lo largo del camino. Entonces, ¿cómo hablar sobre el bien y el mal de una manera significativa a nuestros hijos?

En lugar de abandonar la moral por completo, podemos pensar en el cultivo de la bondad para nuestros hijos. En lugar de que sea solo enseñanza, podemos encotnrar maneras de aprovechar la capacidad para la bondad, la imparcialidad y la justicia. Esto es un trabajo de dentro hacia fuera que implica a todas las edades. Hoy quiero hablarte sobre cómo inculcar moral a nuestros hijos teniendo en cuenta la moral.

El razonamiento moral

Los teóricos del desarrollo están de acuerdo en que los niños pequeños no tienen la capacidad cognitiva para el razonamiento moral y se basan en los adultos para saber lo que está bien de lo que está mal. Pero incluso en un rango limitado de razonamiento moral, todavía puedes aprovechar la empatía. Cuando expliques a tus hijos sobre lo que está bien de lo que está mal en el comportamiento, deberás también hablar sobre cómo un comportamiento puede tener un efecto en otra persona.

Una forma de hacerlo es pedir a los niños que se pongan en la posición de otra persona cuando está sucediendo algo que podría afectar a otros.

familia feliz con niños amados

A través de los juegos

Casi cualquier juego necesita que los niños jueguen por turnos, algo muy importante para la construcción de los conceptos de equidad y bondad. Para ir un paso más allá hay que buscar juegos y actividades que requieran de algún tipo de cooperación como los juegos de líder y seguidores, los que se construyen en juegos cooperativos o incluso proyectos de arte cooperativos.

No esperes a que tu hijo esté de acuerdo con todo pero recuerda que en ocasiones, cuando no quieren esperar su turno o cuando intentan engañar para obtener mejores resultados, son los mejores momentos para poder enseñar valores y moral a los hijos. Siempre que sea posible, permite que los niños sean los que desarrollen sus reglas para que de éste modo, las cumplan de mejor grado. 

Te sorprenderías cómo los niños son capaces de establecer normas y límites lógicos para conseguir buenos resultados de cooperación y para contribuir al bienestar conjunto. Esto ayudará a que los niños puedan interiorizar el proceso y que construyan una mejor autoestima.

familia en el campo

A través de libros y cuentos

A través de los libros y de los cuentos los niños pequeños pueden empezar  a abrir un diálogo interior sobre los fundamentos de la moral. Pueden entender lo que es la empatía, la responsabilidad social, la compasión, el no juzgar a los demás, etc. Es importante que selecciones historias que impliquen dilemas morales y que hablen sobre las perspectivas de diversos personajes.

También es buena idea animar a los niños a que piensen en cómo podrían aplicar la moral en su vida y en el día a día, ayudarles a hacer conexiones entre ciertos tipos de comportamiento y sus propios sentimientos (por ejemplo si se trata de una historia acerca de cómo compartir, de cómo hablar o de cómo se sienten cuando hacen esto a sí mismos).

Recompensas

Estimular y recompensar el buen comportamiento en los niños pequeños es sin una una buena opción para conseguir que estén motivados por la recompensa -sirve hasta que los niños desarrollan una gama de pensamientos independientes-. Busca oportunidades de aviso y elogia los actos de bondad y de cuidad. Puedes convertirlo en un proyecto con una tabla de puntos para que los niños se sientan aún más implicados. Cada vez que hagan algo bueno o útil podéis tener una lista donde se pongan pegatina y darles una recompensa cuando esté llena la lista.

La comunidad familiar

Debes empezar con tu comunidad familiar, enseña a los niños acerca de la interdependencia y responsabilidad social, y esto se consigue dándoles tareas. A medida que los niños crecen, se les puede dar una ayuda para que completen sus tareas y dándoles cada vez mayor responsabilidad. 

Explica a las personas de tu comunidad familiar los valores que estás enseñando a tus hijos para que sean capaces de seguir tu misma línea educativa. De esta manera tus hijos podrás entender que hay cierta coherencia en la moralidad que existe en su entorno más cercano.

tiempo en familia

Sé un buen ejemplo

Tienes que ser el mejor ejemplo para tus hijos, enséñales que tienes derecho de acción, caminar en la realidad, saber que las acciones tienen consecuencias. Intenta de ser un buen ejemplo cada día de tu vida, sé la persona en la que quieres que tus hijos se conviertan a medida que vayan creciendo. De esta manera podrás pasar tiempo juntos como una familia y todos seréis capaces de hablar de cuestiones morales y éticas.

Utiliza las noticias para hablar de moral

Las noticias de la comunidad o lo que veis por la televisión en la hora de la cena, puede ayudarte a que puedas hablar con tus hijos sobre la moral, sobre el bien y sobre el mal. Las noticias cotidianas cobran vida y podéis hablar de ello en casa. Incluso los niños de primaria pueden acoplarse en una discusión sobre los acontecimientos actuales para poder dar su opinión y desarrollar el sentido de la justicia y la equidad.

Anima a tus hijos a compartir sus opiniones sobre los acontecimientos actuales para que sean capaces de razonar y trabajar su moral independiente. Te sorprenderás del pensamiento crítico que pueden tener los niños si se les da la oportunidad de tenerlo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *