La escucha activa: práctica sencilla y efectiva que mejora la comunicación familiar

escucha activa familia

Ser padres no sólo consiste en alimentar a los niños o en proporcionarles los cuidados a sus necesidades básicas o proporcionarles seguridad para que no les ocurra nada negativo. Es necesario que los padres sean conscientes que cuando se educa a los niños también hay que trabajar la parte emocional de los pequeños y hay un aspecto que es totalmente imprescindible: la escucha activa.

La escucha activa es una práctica sencilla y muy efectiva que no sólo mejora la comunicación familiar, sino que también ofrece a los niños y niñas la oportunidad de sentirse queridos y respetados. Cuando se escucha a los niños ellos se dan cuenta de que se tienen en cuenta sus pensamientos y sus sentimientos, algo imprescindible para que puedan tener un buen desarrollo psico-emocional.

¿Qué es la escucha activa?

La escucha activa significa escuchar atentamente y de forma activa. Cuando escuchamos de forma pasiva sólo estamos escuchando un sonido de fondo pero no queremos escuchar atentamente ni tampoco se entienden las palabras que se hablan porque no se está prestando una atención plena.

La escucha activa significa que estamos escuchando a nuestro interlocutor y que además, estamos tratando de entender y comprender el mensaje completo que nos está enviando. Se trata de prestar atención a lo que dice y a cómo lo dice. En la escucha activa es necesario ser consciente también del lenguaje corporal, la inflexión de voz y tener una buena actitud en general.

escucha activa familia

Para tratar de llegar al significado de la palabras, los oyentes activos reflejan lo que están escuchando repitiendo de nuevo en voz alta el mensaje que han recibido, de esta manera estarán mostrando que han estado atentos al mensaje y sobre todo que intentan entender y comprender lo que se les está diciendo.

Los beneficios de la escucha activa

Los oyentes activos entienden mejor a las personas y suelen ser más productivos ya que podrán obtener el mensaje completo la primera vez que escuchan y así podrán pedir aclaraciones en el caso que sea necesario para poder recibir el mensaje completo. Cuando un padre o madre tiene una actitud de escucha activa estará fomentando la confianza y la credibilidad con sus hijos. También, los oyentes activos suelen evitar los conflicto y los malentendidos en la comunicación con los demás, aspectos esenciales en la educación con los niños.

Los padres, en particular, pueden encontrar aspectos positivos reales en el hecho de ser oyentes activos de sus hijos. Cuando los niños son pequeños y los padres practican la escucha activa, los padres podrán desarrollar buenos patrones de comunicación para que puedan ayudar a sus hijos y que éstos se sientan valorados y comprendidos en todo momento.

Una vez que los niños crecen y llegan a la etapa de la adolescencia, tenderán a comunicar sus sentimientos de forma más abierta con los padres que han practicado la escucha activa durante toda la infancia de su hijo. Esto es esencial para no tener sesgos en la comunicación con los hijos y que de este modo, exista una comunicación abierta y de calidad entre padres e hijos.

escucha activa familia

Además, la escucha activa es esencial para construir relaciones fuertes y saludables como base de una buena comunicación. La comunicación exitosa depende de la forma en la que se escucha a los demás, fortaleciendo el vínculo emocional con los hijos. Con una escucha activa no se habla demasiado, es una forma de quitar presión a las respuestas y poder resolver mejor los problemas, es una forma saludable de buscar diferentes puntos de vista. Esto ayudará a tus hijos a aclarar sus pensamientos.

Cómo tener una buena actitud de escucha activa

La escucha activa con tus hijos es posible y sólo tendrás que pensar en algunas cosas además de escuchar. La escucha activa es una habilidad que deberás poner en práctica para conseguirlo. Para ello no olvides:

  • Acércate a tu hijo cuando está hablando, si es pequeño ponte a su altura y mírale a los ojos mientras le coges de la mano o le tocas el hombro.
  • Presta a tu hijo toda tu atención. Deja en ese momento el portátil, el móvil, la televisión o cualquier otro distractor que no te permita tener una atención plena.
  • Cuando tu hijo esté hablando no interrumpas su discurso, asiente con la cabeza y repite lo que dice para asegurarte de que estás entendiendo lo que te está explicando.
  • No hagas preguntas que rompan la línea de pensamiento de tu hijo, si tienes algo que decir, espera mejor al final del discurso de tu hijo.
  • Céntrate en lo que está diciendo tu hijo en lugar de pensar en lo que tú quieres decir o lo que piensas que es mejor.
  • Mira a tu hijo para que se sepa que está siendo escuchado y comprendido.
  • Muestra empatía haciendo pequeños comentarios en su discurso: ‘suena difícil, parece tan complicado…’.
  • Ten en cuenta tu lenguaje corporal y el de tu hijo para potenciar una comunicación abierta.
  • Respeta la opinión de tu hijo en todo lo que te diga y si discrepas en algo dilo con asertividad.

escucha activa familia

Una vez sabido esto es necesario tener en cuenta que siempre es el momento adecuado para mejorar. Cuando tu hijo te hable no dividas tu atención y hazle ver que él es lo más importante para ti en ese instante. Intenta entender lo que dice y concéntrate en sus palabras para saber exactamente qué dice, cómo lo dice, qué piensa y cómo se siente.

Asimismo, resulta importante que no hagas juicios de valor y que empatices con sus palabras, usa la asertividad para poder comunicarle tus pensamientos, sobre todo si discrepan de los suyos. Invita cada día a tu hijo a que te diga lo que piensa o lo que siente, hazle ver que es importante.

Recuerda que cuando se realiza la escucha activa y repites las palabras que te están diciendo es una invitación para que tu hijo sienta que es importante y que se sienta escuchado. Sé también un buen ejemplo y muestra tus pensamientos siempre que tengas la oportunidad para que tu hijo también aprenda esas habilidades de escucha activa tan importantes para la vida.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *