La fibrosis quística en niños

fibrosis quística en niños

La fibrosis quística es una de las enfermedades pulmonares crónicas más frecuente en niños y adolescentes. Se trata de una enfermedad hereditaria producida por una alteración genética, que provoca que el cuerpo produzca un fluido muy espeso y pegajoso que se acumula en las vías respiratorias. Un diagnóstico temprano es fundamental, ya que con un tratamiento apropiado, la enfermedad puede mantenerse bastante controlada.

Los niños y las personas que padecen de fibrosis quística, tienen infecciones pulmonares con frecuencia, además de otros problemas que suelen agravarse con el paso del tiempo. En el caso de los niños, uno de los principales síntomas es la dificultad para coger peso, ya que la mucosidad también afecta a otros órganos como el digestivo. En el Día Mundial de la Fibrosis quística, te contamos todo sobre esta enfermedad y cómo afecta especialmente a los niños.

Fibrosis quística en niños

Los síntomas de la fibrosis quística pueden manifestarse incluso en bebés recién nacidos, generalmente en forma de obstrucción intestinal. En otros niños, los síntomas no suelen aparecer hasta más adelante, siendo más evidente hacia los 2 años de edad. Existen diferentes tipos de gravedad en esta enfermedad, pudiendo afectar a diferentes partes del cuerpo.

Los síntomas más frecuentes en niños son:

  • Frecuentes infecciones pulmonares o pulmonía
  • Silbidos en la respiración
  • Tos con mucosidad abundante
  • Problemas gástricos, diarrea o estreñimiento
  • Sudor excesivamente salado
  • Problemas para aumentar de peso, así como dificultad para crecer y coger altura
  • Pólipos nasales, aunque no es tan frecuente, en algunos niños se forman pequeñas masas de tejido dentro de la nariz

En la mayoría de los casos, los niños con fibrosis quística son diagnosticados antes de los dos años. No obstante, en los casos más leves es posible que no se detecte la enfermedad hasta llegada la adolescencia. Sin embargo, en los análisis que se realizan de cribado neonatal a todos los recién nacidos, suelen detectar la fibrosis quística, que se confirma después realizando otro tipo de pruebas y análisis.

Cuál es el tratamiento en niños

La fibrosis quística es una enfermedad crónica, los niños y las personas que tienen esta enfermedad, la tendrán para toda la vida. No obstante, con la atención médica constante y siguiendo las recomendaciones médicas y tratamientos existentes, es posible mejorar la vida de estos pacientes notablemente. Los tratamientos farmacológicos pueden variar en función de las necesidades de cada niño y de la gravedad de la enfermedad. Pero generalmente se deben seguir las siguientes recomendaciones.

  • Mantener la mucosidad reblandecida, que generalmente se recomienda la práctica de ejercicio físico para lograrlo.
  • Hacer ejercicios de respiración con regularidad y forzar la tos para eliminar el exceso de mucosidad.
  • Utilizar un inhalador.
  • Terapia física en el pecho, siempre bajo la recomendación de un especialista.
  • Tomar enzimas que ayuden a digerir los alimentos, de forma que el niño pueda obtener todos los nutrientes necesarios para que su crecimiento y desarrollo no se vea afectado en la medida de lo posible.
  • Una dieta rica en calorías, de forma que su organismo pueda asimilar la mayor cantidad de ellas. También tendrá que tomar un suplemento vitamínico por temporadas, siempre bajo prescripción médica.

La fibrosis quística en tiempos de coronavirus

Enseñar a los niños a cuidar su salud

El coronavirus es altamente peligroso para los niños y las personas que padecen de fibrosis quística, ya que se trata de un virus que ataca gravemente al sistema respiratorio. En estos tiempos de pandemia, es muy importante que los niños con fibrosis quística mantengan unas medidas preventivas y control constante. El lavado de manos frecuente es la mejor manera de eliminar las bacterias y los virus que permanecen en los objetos.

También es esencial que enseñes a tus hijos a no tocarse la cara, para evitar que cualquier virus pueda entrar en contacto con sus mucosas. Mantener una distancia social también es una medida muy efectiva, no solo para prevenir el contagio del Covid-19, sino de cualquier otra enfermedad respiratoria. Si tienes un niño con fibrosis quística, enséñale a mantenerse saludable, alimentándose correctamente y haciendo ejercicio regularmente.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.