La gelatina

La gelatina, es un alimento que encanta a casi todos los niños, está compuesto por proteínas que derivan del colágeno de los huesos de los animales cuando estos se hierven y posteriormente se enfrían. Por supuesto, cuando se extrae de esta forma, no tiene color, olor, ni sabor, posteriormente se le da los sabores y colores deseados, convirtiéndose en un alimento delicioso.

Se puede comer como postre, dándole sabor o mezclado con frutas frescas naturales. Este alimento, se puede administrar también a los bebés por su frescura en la etapa de la dentición para su alivio.

En el arte culinario, la gelatina, es usada para la fijación y espesor de las coberturas de postres, fabricación de helados, mermeladas… también sirve como espesante de todo tipo de comidas, tanto dulces como saladas.

Este alimento, no contiene grasas y muy pocos conservantes, además de ser muy rico en proteínas, aunque estas proteínas no están del todo complementadas, necesitan de otros aminoácidos.

Adquirir gelatina pura y natural, es muy difícil, es mucho más fácil comprarla ya tratada y fabricada con gustos y sabores diferentes, colores que se convierten en atractivos para todos, sobre todo, para los niños, además al mezclarse con azúcar se convierte en un postre exquisito. No se debe de abusar a la hora de consumir, pues los añadidos dulces suelen ser varios como la glucosa, azúcar, dextrosa, jarabe de glucosa o jarabe de fructosa. Estos dos últimos tienen gran cantidad de calorías, incluso más que la propia azúcar, además los colorantes que se usan, no son muy recomendables en grandes cantidades.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *