La gripe en los niños

Es común que un niño se resfríe a menudo, pero cuando este resfriado se agrava, lo confundimos con la gripe. Esta es una idea equivocada, pues la gripe es bastante más grave que un simple resfriado. La fuerza y severidad es característica en la gripe. Este virus se ha propagado por todo el mundo debido a su potencia y se presenta en forma de períodos en los diversos continentes dependiendo del clima, sobre todo, en países tropicales y aquellos que tienen estaciones de variadas temperaturas, aunque una epidemia puede suceder en cualquier época o lugar.

Debido a este potente virus, cuando un niño lo padece, hay que estar muy alerta a sus síntomas, pues en ellos, es todavía más peligroso, debido a la irritabilidad, la falta de apetito y el decaimiento que causa. Atención a los síntomas:

-lo más común es tener fiebre antes de la enfermedad, alrededor de  2 o 3 días antes, con temperaturas muy elevadas y escalofríos

-el dolor de cabeza aparece en la gripe

-los dolores musculares y de huesos, también son comunes

-la fatiga y el cansancio

-tos severa, al principio seca

-congestión nasal, estornudo, dolor de garganta. Estos síntomas solo aparecen en los resfriados, sin embargo, en la gripe no son tan comunes

Todos estos síntomas, pueden generar infecciones respiratorias, dolor de ojos, náuseas, vómitos, llegar a la neumonía en casos graves (infección en los pulmones), por ello, hemos de estar muy alerta cuando se trata de un niño.

Más información – Resfriados en los bebés

Fuente – Guía infantil


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *