La habitación del bebé

Hay que tener en cuenta a la hora de decorar la habitación de un bebé que los colores nunca pueden ser llamativos, pues el bebé necesita descansar.

Los mitos de azul-niño rosa-niña está ya un poco pasado de moda, actualmente estas creencias se han echado hacia un lado y ha dado paso a colores mucho más bonitos y combinados como el verde, beige o anaranjados.

Las paredes han pasado a decorarse con animalillos, cenefas… todo un juego de líneas juguetonas para dar estímulo a nuestro bebé y que se sienta tanto él como nosotros muy a gustito.

La tranquilidad del bebé es primordial, le ayuda a conciliar el sueño y lo podemos conseguir con lámparas de iluminación ambiental y carruseles musicales, esto son especiales para que al niño le llame la atención y espabile sus sentidos y estimulaciones.

Por todo ello, podemos ya imaginarnos una habitación decorada para toda una llegada del recién nacido en la casa.

Como mobiliario no puede faltar, aparte de lo básico (cuna, cambiador…) un buen mueble con estantes para plegar su ropita que va haciendo falta muy usualmente (toallas, albornoz, pañales…), es decir, todo lo necesario para su aseo cotidiano.

Aunque los colores ya no se estiman tanto, como ya hemos dicho al principio, sí que es conveniente, sobre todo para la decoración, el escoger la forma de los juguetes, camiones o muñecas (por ejemplo cuando ya van siendo mayores), pero en sus primeros meses no tenemos por qué preocuparnos, los peluches se asimilan siempre a la ternura de los bebés.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *