La hemofilia en mujeres embarazadas

Hemofilia en el embarazo

La hemofilia es un trastorno que afecta a la coagulación de la sangre, se trata de un problema genético y congénito, es decir, se produce durante el periodo de gestación y se nace con el. Las personas que padecen la hemofilia, tienen episodios de hemorragia de diversa gravedad, que pueden producirse de forma espontánea o como consecuencia de un golpe.

Para las personas que no tienen problemas de coagulación, lo normal es que una herida o un traumatismo cause una hemorragia que puede controlarse de forma sencilla (dependiendo eso sí, de la gravedad de la herida. En el caso de las personas que tienen hemofilia, esa hemorragia puede ser descontrolada y mucho más difícil de controlar. Estas hemorragias pueden ser muy graves y las consecuencias muy severas a largo plazo.

La hemofilia es un trastorno que se da en un mayor porcentaje en hombres, sin embargo, también afecta a un número significativo de mujeres. Aunque se puede mantener el control con transfusiones de sangre regulares, es muy importante tener diagnosticada la hemofilia, ya que en ciertos casos como el embarazo, puede complicar en muchos sentidos la viabilidad de la concepción.

La hemofilia y el embarazo

Hemofilia

Los problemas de coagulación pueden suponer un grave problema a la hora de buscar el embarazo, o la posibilidad de tener un bebé sano. Especialmente en los casos de mujeres que no son conscientes de que padecen este trastorno de la sangre. Las importantes hemorragias espontáneas pueden comprometer el embarazo, siendo la principal causa de aborto espontáneo.

En los casos en los que el embarazo se produce, la hemofilia puede causar graves problemas en la salud del bebé. Es por ello que es muy importante que si padeces hemofilia y quedarte embarazada, consultes con tu médico para que te ofrezcan la mejor solución en tu caso en particular. Esto en caso de que seas consciente de tu trastorno, pero también es posible que muchas mujeres no lo sepan.

Es decir, la hemofilia es un trastorno relativamente poco conocido. Muchas personas sufren problemas de coagulación o hemorragias muy frecuentes, sin saber que la causa puede ser un trastorno genético que padecen desde incluso antes de nacer. Si es tu caso y sospechas que puedes tener dicho trastorno, es importante que acudas al médico para que puedan realizarte las pruebas pertinentes.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.