La hidratación del bebé

La hidratación del bebé es muy importante, la ingestión de líquido viene de la leche materna o del biberón, las papillas y el agua que le ofrezcamos.

Durante los primeros meses de vida hay que tener en cuenta la concentración de minerales del agua que usamos para la preparación de los biberones. Al escoger el agua para su alimentación deberemos tener en cuenta que sea un agua con una composición mineral a medida de sus necesidades.

Las aguas con poca cantidad de minerales tienen riesgos para la salud y en caso contrario, también lo tiene las que son elevadas en ello, sobre todo el sodio que puede dañar los delicados riñones del bebé.

Es muy importante conocer la composición del agua y siempre decantarse por las que están equilibradas en sodio y calcio. La cantidad de estos elementos son clave para el crecimiento, ya que el aprovechamiento del calcio es similar al de los productos lácteos. Una ventaja de las aguas embotelladas es que las puedes llevar a cualquier sitio, evitando así las diferentes clases de agua y composiciones que podrían interferir en los problemas digestivos. Hay que mirar siempre las etiquetas, asegurándose que tiene los cuatro componentes clave: sodio, calcio, flúor y nitratos.

La salud de nuestro bebé es primordial para el resto de su vida, su desarrollo depende de nosotros, de la clase de alimentación que le vamos a suministrar y por supuesto de lo que nos trata en este caso, el agua, centro de vida y salud para todos.

Fuente: blog bebes


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *