La higiene en la adolescencia

La higiene personal es imprescindible para tener buena salud, aunque en ocasiones los adolescentes no quieren comprender esta importancia y por pereza o falta de tiempo, descuidan su higiene personal… ¡y es que además el olor corporal de un/a adolescente es demasiado fuerte! ¿Cómo puedes ayudar a tus hijos a que entiendan la importancia de tener una buena higiene? Es una pregunta simple, ¿verdad? Aunque a veces no sea tan fácil contestarla…

Las reglas de higiene

La higiene es esencialmente la forma en que mantenemos nuestro cuerpo limpio y “saneado”. El aspecto de la limpieza cumple dos funciones:

Primero, estar limpio es necesario para funcionar socialmente. Otras personas, en particular los adultos, esperan que las personas con las que están interactuando estén limpias. Ninguna persona es una isla, por lo que poder tratar con otras personas es una habilidad esencial para adolescentes y adultos por igual.

En segundo lugar, estar limpio nos permite ser higiénicos, quizás no completamente libres de gérmenes, pero en su mayoría libres de gérmenes dañinos. Una buena higiene nos permite interactuar con otras personas y reduce nuestro riesgo de contraer una enfermedad.

Aprender a tener buena higiene

¿Dónde se aprende sobre higiene?  Los hijos aprenden a comportarse y a tener una mejor o peor higiene observando tu ejemplo, es decir, observando el comportamiento de sus cuidadores principales.

Si tienes una rutina razonable para mantenerse limpio, tu adolescente verá esto como un comportamiento normal. Los compañeros también determinan cómo se comportan los adolescentes. Si el mejor amigo de tu hijo siempre está especialmente limpio y lleno de colonia, ¡no te sorprendas cuando tu hijo vuelve a casa con un nuevo lavado corporal y una botella de algo que tenga un olor “masculino”!

Fundamentos de higiene para adolescentes

Pero, ¿cómo es la buena higiene de los adolescentes? Aquí hay un esquema que se debe comprender y entender:

  • Ducharse o bañarse todos los días o día sí y día no
  • Lavar el pelo en días alternos
  • Usar desodorante o antitranspirante según sea necesario
  • Cepillar los dientes dos meces al día y usar el hilo dental una vez al día todos los días
  • Usar calcetines y ropa interior limpios todos los días

Estas reglas son una guía y deben adaptarse a tu hijo o hija. Si tu hijo adolescente tiene piel o cabello graso, es posible que necesite una ducha diaria. Si su piel está seca, entonces es aceptable bañarse cada dos días, e incluso se prefiere porque el exceso de baño elimina los aceites protectores naturales de la piel.

El desodorante o antitranspirante es una elección personal pero que se debe usar a diario. Si tu hijo adolescente tiene un problema con la sudoración, es posible que le vaya mejor un desodorante antitranspirante. Ten cuidado con los antitranspirantes, ya que pueden bloquear las glándulas sudoríparas que se encuentran debajo de los brazos y provocar bultos dolorosos que deben ser examinados por el pediatra. Si tu hijo se baña a diario y no cree que sea necesario desodorante, y tú estás de acuerdo porque no huele mal, entonces podéis continuar así.

Una buena higiene dental es necesario para prevenir una variedad de enfermedades. El cepillado dental elimina algunas de las bacterias comunes que pueden causar mal aliento. Esta eliminación de bacterias también es útil para reducir el riesgo de diversas enfermedades, desde la gingivitis (infección de las encías) hasta las caries. El hilo dental elimina las bacterias y la suciedad que quedan atrapadas entre los dientes. Esas bacterias, si no se eliminan, pueden penetrar en el torrente sanguíneo e incluso pueden conducir a enfermedades cardíacas. Las noticias han demostrado que el uso diario del hilo dental puede incluso aumentar su esperanza de vida porque elimina estas bacterias peligrosas. Es posible que tu hijo adolescente no esté pensando en vivir más tiempo, pero esta investigación es una buena razón para que todos usen el hilo dental.

¿Qué pasa si no se baña?

Aunque se ve con más frecuencia en los años preadolescentes, a veces los adolescentes se niegan a ducharse o bañarse. Primero, es importante comprender si el baño es o no un problema para tu adolescente o un problema para ti.

Si crees que tu hijo debería ducharse a diario, pero é/ella piensa que cada día está bien y que está razonablemente limpio/a, tal vez estar de acuerdo en discrepar sería un camino razonable. Si no se está bañando y está visiblemente sucio, huele mal o tiene problemas escolares por este tema, entonces se habrá convertido en un problema.

Si tu adolescente no se baña o no tienen una higiene básica, una forma de combatir esto es comprar junto con él productos de higiene para adolescentes. Desodorante, jabón, spray corporal o incluso jabones para tratar el acné.

No compres lo que comprarías para ti, sino que tienes que buscar productos dirigidos a los adolescentes. Otra forma es tener una discusión básica sobre higiene y hablar de su importancia con tus hijos adolescentes. En ocasiones los adolescentes no son conscientes de su higiene o del olor que desprenden… Pero es importante que mantengas esta conversación de forma neutra, en un lugar como el coche mientras conduces y sobre todo, que no le ataques ni le hagas sentir ofendido. Tienes que decirle lo que esperas que haga en cuanto a su higiene.

Por último, si el problema es lo suficientemente grave y afecta la forma en que interactúa con otros adolescentes, la ayuda profesional puede ser una buena idea. Ten una cita con el pediatra o proveedor de atención médica familiar, y habla el problema sin miedos. A veces tu hijo adolescente escuchará a otro adulto, pero no a ti… Así que usa alguien en quien tu adolescente confíe. Si esto no parece ser suficiente, una cita con un psicólogo para adolescentes puede ser también un gran ayuda,

La higiene no suele ser un problema en la adolescencia, pero cuando lo es, puede ser un gran problema en la vida social y familiar de un adolescente. Con un poco de información y orientación, tu hijo adolescente estará en el camino hacia un buen cuidado personal.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Cuidados, Salud

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.