La homofobia y la transfobia, se curan con educación

Se define la homofobia y la transfobia como miedo o rechazo hacia personas homosexuales o transexuales, respectivamente. Todo miedo se supera con conocimiento, con disciplina y educación. Esto es lo que verdaderamente nos hará personas libres de prejuicios, dispuestas a crear una sociedad diversa. Una en la que nadie deba sentir miedo a lo diferente, porque nadie será igual que otro.

Puede ser que a pesar de una buena educación, haya quien siga escudando ese miedo y ese rechazo bajo argumentos de poco peso. Sin embargo, quiero pensar que son casos aislados, los últimos coletazos de una sociedad arcaica, abocada al fin.

El desconocimiento como origen del miedo

Todos tenemos miedo a lo desconocido y la homofobia y la transfobia, son miedos surgidos del desconocimiento hacia esta condición natural. Porque la homosexualidad y la transexualidad, están presentes en la historia y en la naturaleza, tal y como hemos mencionado en otros posts sobre este tema.

En dichos posts, se menciona el hecho de que son miedos basados en prejuicios. Debido al desconocimiento sobre la condición sexual o la idenditad de género a la que nos referimos, es en lo único en lo que pueden basarse. No existe un motivo por el cual nadie deba tener miedo o rechazo hacia las personas de ninguna de estas condiciones. Sin embargo, aún existe la homofobia y la transfobia.

¿Porqué sigue existiendo gente homófoba y transfobica?

Básicamente esto sigue ocurriendo porque perpetuamos patrones homóbofos y trasnfóbicos de forma inconsciente. Los roles de género juegan un papel importante aquí. En la mayoría de los casos, asignamos a los chicos o chicas, estos roles. Si estos no se corresponden con lo que se espera del asignado a su sexo biológico, prejuiciamos una condición sexual o una identidad de género que tampoco es la apropiada para ellos.

Seguimos haciendo un uso peyorativo de las palabras usadas para definir estas condiciones personales. Cuando en realidad, no hay nada malo en tenerlas. No te hace ser peor persona el hecho de sentir de una forma o de otra.

Cómo romper el ciclo de la homofobia y la trasnfobia

La única forma es educando, tanto a niños como a mayores, sobre la verdadera naturaleza de ambas condiciones. Explicar, cada vez que sea necesario, que ambas están presentes en la historia. Son parte de la naturaleza animal y humana.

Es muy sano para nuestros hijos crecer en la diversidad, que tengan contacto con gente de todas las condiciones sin que esto suponga un acontecimiento especial. Recuerda que lo que se pretende es una normalización, no una fiesta de “integración” no son ni más ni menos que tú. Las personas son personas, independientemente de su condición o identidad sexual.

También se hace imprescindible no apoyar conductas que puedan propiciar una vuelta a esos prejuicios que pueden provocar estas fobias. Es decir, no rías la gracia a quien hace chistes sobre homosexuales o transexuales. Por muy inocentes o divertidas que parezcan, son bromas a costa de los sentimientos de personas. A muchos de ellos les ha costado muchas lágrimas, e incluso sangre, aceptar, asumir y exteriorizar su condición o su identidad sexual.

Porqué se celebra el orgullo

Parece importante mencionar, llegados a este punto, el porqué el colectivo LGTB celebra el día del orgullo. Porque entendemos que puede resultar extraño, que si se quiere llegar a una normalización, se “celebre” un día especial para expresar su orgullo de ser como son.

Sin embargo, no hay que olvidar la importancia de expresarse en ese día. Son muchos años e incluso siglos, en los que ha imperado la homofobia y la trasnfobia. Han sido repudiados, vilipendiados, torturados e incluso masacrados por su condición o por su identidad sexual. Tratados como monstruos, como animales, como si no fueran personas. Aún hoy existen países en los que se les sigue tratando así.

Se les han limitado y aún hoy se les limitan derechos, dificultando por ejemplo, las adopciones por familias de dicha condición o identidad sexual. Es por eso que es importante celebrar el orgullo y pronunciarse en contra de la homofobia y la transfobia. Con la esperanza de educar para una sociedad mejor, en la que no sea necesario “celebrar” este tipo de cosas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *