La iluminación del cuarto del bebé

Generalmente cuando pensamos en el cuarto de nuestro bebé, hacemos principal hincapié en los tonos de colores para las paredes, los muñecos, juguetes y adornos, pero habitualmente olvidamos un detalle para nada menor: la iluminación.

La iluminación es muy importante ya que ésta deberá graduarse al momento del día en que nos encontremos.

Para todo el día, o aquellos momentos de la noche en que el niño esté despierto y no desee aun  conciliar el sueño, la luz a utilizar puede ser la misma que proviene  de la lámpara central del cuarto.

Las lámparas para cuartos infantiles, poseen una gran variedad de diseños y decoraciones, que las hacen llamativas y objetos decorativos al mismo tiempo. Recordar que para los momentos en que el bebé está despierto, se debe tener buena iluminación. Ya sea que dediquemos este tiempo a higienizarlo, o interactuar con él, la luz del lugar debe ser óptima, ni muy fuerte, ni muy difusa. Esta aclaración viene al caso, porque al elegir lámparas con adornos, debemos descartar aquellas cuyos ornamentos sean demasiado grandes e interrumpan el canal luminoso.

Para cuando el bebé duerme, o al ser amamantado por las noches, se sugiere la utilización de luces mucho más difusas y de tonos opacos. En este sentido el mercado ofrece una serie de lámparas de pié o veladores de mesa muy coquetos y útiles.

Las lámparas deben estar acordes a la decoración del cuarto, para otorgar homogeneidad a la vista.

Fuente: decoideas


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *