La importancia de estimular al bebé

Las madres poseemos un contacto especial con el niño, que se basa en la intimidad obtenida desde la fecundación.

Es por ello, que a la hora de comenzar con la estimulación del bebé, somos las indicadas para dar el paso inicial.

El niño posee una serie de reflejos innatos, especialmente otorgados por la naturaleza para su supervivencia. Sin embargo, ellos sueles ser, además, la base de un buen desarrollo físico, psíquico y emocional, capaz  de auto superarse a grandes escala.

Es conocida la aptitud que el recién nacido posee para  generar grandes e importantes aprendizajes. Se sabe que los primeros años de vida son fundamentales para lograr las bases o cimientos de su desarrollo futuro.

Es por ello, que partiendo de los reflejos antes mencionados, se pueden lograr grandes avances en cuanto a la estimulación misma.

En el caso de la estimulación auditiva, la voz de la madre es el sonido que mejor reconoce el bebé. Por esto la mamá debe hablarle al niño, cantarle, repetirle el nombre de los objetos y personas del entorno inmediato.

A la vez, la estimulación visual puede ser desarrollada por esta a partir de simples objetos por ejemplo, los mismos juguetes con que interactúa con el niño. Los colores, las formas, las texturas, son algunos de los conceptos de aprendizaje a desarrollar en una primera etapa y luego, con el paso de los años, la contabilización de objetos, la seriación y clasificación, serán posibles.

El niño estimulado, será un buen alumno.

Fuente: estimulación y desarrollo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *