La importancia de la siesta en niños

Siesta en los niños

A los españoles, siempre se nos ha tachado de personas algo flojas ya que tenemos la costumbre de dormir una siesta después de comer. Tanto mayores como niños, realizan esta actividad de descanso para recuperar fuerzas y seguir el día a día, pero, esto, realmente, es muy beneficioso para el aprendizaje de los niños.

Los niños, son esponjas que absorben todo lo que ven. Todo lo relacionado con el mundo que les rodea le interesa, por lo que interactúan con él y, así, pueden aprender muchas habilidades. Y, la siesta de las tardes, contribuyen a que todos estos conocimientos adquiridos durante el día se afiancen en su memoria.

Existen dos tipo de memoria: la de largo y corto plazo. Ambas, en los niños, se deben de entrenar mediante ejercicios, para que en un futuro, puedan tener capacidades y habilidades que le faciliten su vida diaria.

Siesta en los niños

Muchos estudios han considerado que los niños aprenden muy rápidamente, y que almacenan toda esa información en los dos tipos de memoria. Además, todos los aprendizajes que realizan durante el día pueden aumentar su capacidad de aprendizaje al mejorar su memoria, cuando duermen un poco por las tardes.

Siesta en los niños

Es por todo ello, que es conveniente que los niños duerman al menos entre 70 y 80 minutos de siesta al día durante la edad escolar. Así, todo lo que aprenden desde muy pequeños, se guardará en su memoria de corto plazo, afianzando así los conocimientos de la escuela para su futuro.

Más información – El desarrollo de la memoria en los niños


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *