La importancia de los juegos en el desarrollo del niño

Los juegos resultan una excelente herramienta de entretenimiento, pero además, son el puente que une la diversión con el aprendizaje. El niño a través del juego, experimenta sensaciones, experiencias y realidades diferentes a las habituales. Además, en muchas ocasiones, a través de actividades lúdicas, adquiere hábitos de costumbre o propios de la cultura de un lugar.

De este modo, el adulto es el encargado de adaptar y adecuar el juego o la actividad que se proponga, a la concreción de fines determinados. Por ejemplo, la propuesta de un juego de rol, puede derivar en los hábitos de tratamiento hacia una persona invitada, por ejemplo, a compartir un momento en nuestro hogar.

Pero además, existen juegos específicos para el desarrollo de ciertas habilidades como son el habla, la motricidad, la memoria, etc. Las canciones, las lecturas de cuentos y los juegos con muñecos (los cuales los lleva a interactuar con ellos como si fuera un ser humano), ayudan en gran parte a concebir habilidades sociales futuras.

Por ello, podemos decir que el juego no posee una única finalidad de divertir, sino que el juego en sí es una herramienta educadora, formadora y desarrolladora de capacidades. Por ello, los juegos deben abundar en edades tempranas y los adultos, intervenir de manera activa en la mayor cantidad de ocasiones posibles.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *