La importancia de mantener una dieta saludable

Alrededor del sexto mes de vida, se llevará a cabo uno de los eventos más trascendentales en la vida del niño. Por esta época, padres abuelos y demás familiares vivirán la primera comida del bebé. A partir de allí, una serie de cambios y evoluciones sucederán en torno al niño, los cuales se reflejarán en su estado de ánimo y, fundamentalmente, en su imagen exterior.

Sin embargo, atrás quedaron las creencias de que un bebé gordito, es un bebé sano. Por el contrario, muchas comidas pueden otorgar aumento de peso, sin que por ello la nutrición sea equilibrada (o adecuada). Para evitar cometer estos errores, veremos algunas sugerencias de alimentación sana, nutritiva y equilibrada, para bebés pequeños.

En la alimentación del niño, jamás pueden faltar las frutas y verduras. Éstas son excelentes fuentes de fibras, vitaminas y minerales. Pero además, son excelente proveedoras de líquidos (tan necesarios para un buen funcionamiento del organismo).

También los lácteos son imprescindibles en la alimentación del niño, pues constituyen una fuente de calcio inigualable. Tanto la leche, como los quesos y el yogurt, son importantes proveedores de calcio, el cual incide benéficamente en los huesos.

A medida que el bebé crece y varía su alimentación, se incluirán carnes variadas (las cuales deben procesarse en primera instancia). Seguramente, esta exploración por los innovadores sabores, ofrecerá una aventura al niño, quien disfrutará del momento de la comida.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *