La importancia de ser sensible a la angustia de un niño

La importancia de ser sensible a la angustia de un niño

Ser sensible a la angustia de un niño no solo le ayudará a crecer con mayor autoestima y seguridad, sino que es la base para prevenir la aparición de un futuro psicópata. Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Tulane, en Luisiana, ha sido el primero en mostrar que una intervención puede evitar los precursores de la psicopatía.

Mostrar sensibilidad y empatía,  especialmente cuando los niños están en peligro, ayuda a prevenir que los niños se conviertan en adolescentes sin emociones crueles, según este estudio publicado en el Diario de la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente.

Según este estudio, la condición destructiva afecta aproximadamente al 1 por ciento de la población y se caracteriza por interacciones interpersonales insensibles y la falta de culpa o empatía.

Los investigadores midieron los niveles de comportamiento insensible sin emociones a partir de los 12 años de edad en niños pertenecientes el Proyecto de Intervención Temprana de Bucarest, un grupo de niños abandonados en orfanatos rumanos en la década de 2000 y seguidos longitudinalmente desde entonces. La mitad de estos niños fueron colocados en hogares de acogida de alta calidad desde pequeños, mientras que otros se criaron con la atención institucional. Los investigadores compararon sus resultados con los niños que nunca habían estado huérfanos.

En general, los niños criados en orfanatos tenían niveles significativamente más altos de rasgos crueles sin emociones en comparación con los niños que nunca habían sido institucionalizados. Los niños colocados en hogares de acogida tenían menores niveles de rasgos insensibles carentes de emociones que los que no recibieron la intervención.

Los investigadores encontraron que los niños que habían sido creados por cuidadores más sensibles que atendieron a la angustia de un niño pequeño eran menos crueles y más empáticos en la adolescencia.

 

“Si somos capaces de intervenir a tiempo para ayudar a los niños en su desarrollo, no sólo les ayudamos a ellos, sino también a la sociedad en general”, dicen los investigadores.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *