La importancia de validar las emociones en los niños

A la hora de educar podemos cometer errores como invalidar las emociones de los niños. Sobre todo aquellas que se viven de manera desagradable como la tristeza, la ira o la rabia. Todas las emociones son válidas y tienen una función en el ser humano. Invalidarlas solo crea problemas emocionales que se arrastrarán toda la vida. Hoy vamos a hablar de la importancia de validar las emociones de los niños.

El valor de las emociones

Todas las emociones son adaptativas y cumplen una función biológica. Negarlas es negar una parte de nuestra humanidad. Si queréis saber más sobre las funciones de las emociones os recomiendo el post “Emociones básicas, ¿para qué sirven?”.

Como no sabemos afrontar las emociones negativas ni en los demás ni mucho menos en nosotros mismos, tendemos a menospreciar estas emociones. Si vemos a un niño llorar le decimos “no pasa nada” o “los niños grandes no lloran”. Con frases de este tipo el niño crece aprendiendo que esas emociones no son válidas, que no tiene derecho a sentirse así. Lo que le llevará a evitarlas de cualquier forma para no enfrentarse a ellas a cualquier coste. El hecho de negar estas emociones no hará que desaparezcan. Se mostrará inseguro e incomprendido, por que tendrá emociones que no sabrá gestionar.

Cómo validar las emociones de los niños

Validar las emociones de los niños nos permite estar en contacto con nuestros hijos, hacer que se sientan comprendidos, escuchados y seguros, y a que aprendan a gestionar sus emociones más desagradables y a expresarlas adecuadamente. Validar es aceptar lo que la otra persona está sintiendo aunque no estemos de acuerdo. Quizás para ti no sea importante el motivo de su enfado o tristeza, o te parezca desproporcionado. Pero para el niño que está invadido por esa emoción no entiende de si es desproporcionado o no, si es tan importante o no. Aquí entrará en juego nuestra empatía para poder ponernos en su piel.

Veamos unos consejos para validar las emociones de los niños:

  • Poner nombre a la emoción. Y para poder hacer todo esto necesitamos primero reconocer y diferencias las emociones. Los niños necesitan de nuestra ayuda para conseguirlo, ya que la mayoría de las veces no saben por qué reaccionan así. “Veo que estás enfadado por qué querías estar más tiempo en el parque. Te entiendo, es normal estar triste por tener que irte de un sitio donde te lo estás pasando bien”.
  • Valida la emoción. Que entienda que le comprendes y que es normal tener esa emoción. Puedes mencionar un ejemplo donde tú sientas esa misma emoción.
  • Explicarle el motivo. Los niños, niños son. A ellos no le preocupan ni los horarios, ni las obligaciones de los mayores. Tampoco podemos contentarles a todas horas, los padres podemos poner límites sin dejar de validar sus emociones. Una vez que le hemos puesto nombre a sus emociones y las hemos validado, toca dar motivos. “Es muy tarde, tenemos que ir a casa para hacer la comida”.
  • Darle una alternativa atractiva. Decir que no a algo siempre es mucho más llevadero si nos ofrecen otra alternativa atractiva. Puedes ofrecerle jugar en casa después a su juego favorito, o bajar después al parque. Sea lo que sea que le ofrezcan tienes que cumplirlo.

Consecuencias de no validar las emociones de los niños

Al negar sus emociones quedará afectado su desarrollo emocional, no se sentirá comprendido ni seguro, crecerá con una autoestima baja, reprimirá sus emociones y le estaremos privando a nuestros hijos de las herramientas y recursos para afrontar sus emociones y no ser un esclavo de ellas.

Al principio nos puede costar porqué negamos esos sentimientos de forma inconscientes, pero para educar hay que aprender también. Liberarnos de viejos patrones que no funcionan por otros más sanos para nuestros hijos.

Porque recuerda… no hay mejor forma de conectar con alguien cuando le haces ver que le comprendes y validas sus emociones.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Aprendizaje

Psicóloga apasionada de la Inteligencia Emocional y el desarrollo personal. Compagino mi labor como empresaria con el estudio de la mente humana. Creativa, curiosa y emprendedora, apasionada de acercar la psicología a todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.