La importancia del animador infantil

animador-infantil (2)

La figura del animador es reconocida en Europa, América y en nuestro país, España, desde que, en los años sesenta, la sociedad tomó conciencia de la importancia adquirida por la llamada Educción no formal.

El animador es un agente social de apoyo que estimula la iniciativa grupal. Se ocupa de conectar con los individuos con su ambiente provocando en ellos actividades de investigación, análisis y reflexión y organización social, que contribuyen a la solución de problemas y al desarrollo de habilidades.

El elemento humano y social del animador, hacen de él de una persona con sensibilidad hacia los problemas sociales y personales. Por consiguiente, el animador es una persona que considera necesaria la creación de condiciones favorables para la realización humana.

La implicación personal, sensibilidad y capacitación para los contactos humanos, le permiten fomentar la integración social que conduce a la población hacia su desarrollo comunitario.

Animador infantil

El animador es una persona que busca en todo momento la relación personal y la educación en el cambio de actitudes y valores, estimulando para la acción y sacando del aislamiento a los niños a través del juego.

Una de sus funciones, entre otras, es desarrollar e impulsar el proceso de mejora, mediante la donación de su ser, saber y hacer para que la persona sea más valiosa por sí misma y para la sociedad. A su vez, tiene en cuenta los intereses, valores, formas de pensar y posibilidades de los niños a los que guía y ayuda. Por tanto, el animador reúne todas las características para ser considerado educador.

Animador infantil


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *