La importancia del líquido amniótico

Cuando estamos embarazadas, la palabra líquido amniótico comienza a cobrar gran importancia. Es que es el medio que protege a nuestro bebé mientras esté en nuestro vientre.

El líquido amniótico contiene agua y todas sustancias que se encuentran en la sangre de la mamá. Este líquido se renueva constantemente y permite que el feto se desplace en el útero y que se mantenga con la temperatura ideal.

El líquido amniótico es de vital importancia para proteger al bebé de posibles golpes, para aportarle minerales, para ayudarlo a moverse y prepararse para el nacimiento. Por lo que el líquido amniótico es una especie de nido especial para que nuestro bebé esté en óptimas condiciones hasta el momento del parto.

Pero además, el líquido amniótico permite al bebé comenzar a desarrollar los sentidos ya que a través de él el embrión percibe los sonidos del ambiente exterior. De esta manera puede reconocer la voz de la mamá y el sonido de su corazón. No es casual que los bebés ya nacidos se tranquilicen cuando los acostamos sobre el pecho de la mamá.

Puede ocurrir que algunas embarazadas experimenten una reducción en la cantidad de líquido amniótico en los últimos meses de embarazo. En ese caso, el médico indicará reposo para mantener estable el líquido. Incluso, hay mujeres que tienen el llamado «parto seco«, que se presenta con complicaciones y a menudo se termina por hacer una cesárea para preservar al bebé.

Qué es el líquido amniótico

Después de la breve introducción, ahora vamos a entrar en materia para que entiendas la importancia que tiene. Es un líquido amarillo que aparece durante los 12 primeros días después la concepción y que se encuentra dentro del saco amniótico.

Este líquido rodea el bebé mientras está creciendo dentro del útero. Sus funciones son de vital importancia para feto y para su desarrollo. Pero es necesario saber que si hay demasiado o demasiado poco líquido amniótico, pueden ocurrir complicaciones para el desarrollo fetal.

La bolsa del saco amniótico está formada por dos membranas que se conocen como: amnios y corion. El feto crece y se desarrolla dentro de este saco rodeado del líquido amniótico.

Composición y color

Inicialmente, el líquido está compuesto por agua producida por la madre. Por alrededor de 20 semana de gestación, sin embargo, este es sustituido en su totalidad por la orina fetal. El líquido amniótico también contiene componentes vitales, como nutrientes, hormonas y anticuerpos que combaten infecciones.

Cuando el líquido amniótico es verde o marrón, esto indica que el bebé ha expulsado el meconio antes de nacer. El meconio es el nombre de la primera evacuación intestinal.

El meconio en el líquido puede ser problemático. Puede causar un problema respiratorio llamado síndrome de aspiración de esta sustancia que ocurre cuando ingresa a los pulmones. En algunos casos, los bebés necesitarán tratamiento después de nacer.

Datos sobre el líquido amniótico

A continuación vamos a explicarte algunos datos interesantes sobre el líquido amniótico para que sepas su importancia:

  • Al principio solo es agua que con el tiempo también contiene orina del bebé.
  • Contiene nutrientes, hormonas y anticuerpos que protege al bebé de posibles lesiones causados por el exterior, por ejemplo, una caída de la madre.
  • Los niveles demasiados altos o demasiado bajos del líquido pueden causar problemas.

Funciones

El líquido amniótico es responsable de:

  • Protección del feto: el líquido protege al bebé de las presiones externas y actúa como un amortiguador. Si la madre se cae por ejemplo, y el golpe es leve no tiene por qué afectar al bebé.
  • Control de temperatura: el líquido aísla al bebé, lo mantiene caliente y a una temperatura regular. De esta manera su temperatura corporal siempre será la misma y estará protegido.
  • Control de infecciones: el líquido amniótico contiene anticuerpos… por lo que es importante para mantener su salud durante la gestación.
  • Desarrollo de los pulmones y el sistema digestivo: al respirar y tragar el líquido amniótico, el bebé practica el uso de los músculos de estos sistemas a medida que crecen. Está practicando para cuando esté en el exterior.
  • Desarrollo de los músculos y los huesos: a medida que el bebé flota dentro del saco amniótico, tiene la libertad de moverse, lo que brinda a los músculos y los huesos la oportunidad de desarrollarse adecuadamente. ¡Estará cogiendo fuerza muscular!
  • Lubricación: El líquido amniótico evita que partes del cuerpo como los dedos de las manos y los pies crezcan juntas; pueden producirse membranas si los niveles de líquido amniótico son bajos… Por eso es tan importante que siempre tenga una cantidad adecuada.
  • Soporte del cordón umbilical: el líquido en el útero evita que el cordón umbilical se comprima. Este cordón transporta alimentos y oxígeno desde la placenta hasta el feto en crecimiento. Si se comprime el bebé podría morir desnutrido.

Ten en cuenta lo siguiente…

Normalmente, el nivel de líquido amniótico está en su punto más alto alrededor de la semana 36 de embarazo. Este nivel disminuye a medida que se acerca el nacimiento. Cuando se rompen aguas, el saco amniótico se rompe. El líquido amniótico contenido dentro del saco comienza a filtrarse a través del cuello uterino y la vagina.

Las aguas suelen romperse hacia el final de la primera etapa del trabajo de parto. Una propicio más baja ocurre al principio del parto. Cuando esto sucede, es hora de acudir al hospital porque el parto puede ser inminente.

Si notas que durante el embarazo puede que estés teniendo fugas de líquido amniótico pero no es momento de estar de parto aún, entonces tendrás que acudir al médico inmediatamente para que valore si hay algún problema.

Durante las visitas a la matrona y al médico durante el embarazo, también comprobarán que vaya todo bien en cuanto al líquido amniótico y que no causen ningún problema en el desarrollo fetal. Existen algunos trastornos que pueden ocurrir y que es necesario tenerlo en consideración.

Ahora que ya sabes la importancia del líquido amniótico en el embarazo, no dudes en preguntar a tu médico todas las dudas que puedas tener al respecto. ¡Seguro que te sentirás más tranquila cuanta más información tengas!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.