La importancia del respeto a los bebés

bebe recien nacido1

Cuando nace un bebé son muchas las personas que están deseando tocarle, achucharle, besarle… y no les importa si el bebé quiere o no quiere, total, como no puede hablar… Pero son muchas veces cuando los bebés quieren simplemente que no les toquen, que les dejen tranquilo, quizá y lo más probable es que quiera estar con su madre. Cuando un bebé es recién nacido y quieres tocarle… quizá debas pedir permiso a la madre y ver si el bebé está receptivo, porque si está durmiendo, es mejor dejarle dormir.

Siempre he pensado que los portadores de bebé son muy beneficiosos para las madres/padres y para los bebés, porque tienen un gran impacto positivo tanto en el ámbito físico, mental como emocional. Además, si llevas a tu bebé con tu portador, es menos probable que las personas quieran increparle porque deberán respetar tu espacio personal,  y por tanto, el espacio personal del bebé, que en ese momento… es uno solo, el vuestro.

 

amor de madre

Pienso que igual que a las personas nos gusta que no nos invadan nuestro espacio, debemos respetar el espacio de los bebés, porque simplemente no son públicos. Y además considero que se tiene que tener en cuenta algunos aspectos como:

  • Los bebés tienen voluntad, así que no le cojas del carro o le arrebates de los brazos de sus padres si no quiere. Si realmente está receptiva y permite que le cojas, te lo hará saber, y si no quiere… también te lo hará saber y lo tendrás que respetar.
  • No le des besos a un recién nacido, no sabes si estás incubando algún virus. Su sistema inmunológico es inmaduro y para lo que a ti puede ser un simple virus para el bebé puede ser fatal, así que los besos, sólo se los tiene que dar su madre y su padre.
  • No hables de su cuerpo como si no estuviera el bebé delante. Si es de mala educación delante de un adulto, es de mal gusto hacerlo delante de un bebé.

¿Qué más cosas crees que se deben tener en cuenta para el respeto de los bebés?


2 comentarios

  1.   Id-1 dijo

    Hola, recientemente, alguien del entorno d amistades y conocidos, con entusiasmo y generosamente, me ha dicho, “he encontrado una bañera con cambiador para cuando tengas el bebé”, bien, gracias.
    Pero esta oferta iba ligada a “ya me dejarás bañarle algún día” .
    Me pareció muy invasivo, le dije no, otras personas no pueden bañar al bebé, puedes hacerle carantoñas y sólo si está en mis brazos y no está ocupado, si kiere, puedes cogerle, pero sentada (pk me da miedo que se les caiga)
    Se enfadó.
    Pero fué muy atrevida al pedirme bañarle, no kiero decirle sí, es un momento vulnerable para el bebé, está desnudo, y hay que tocarle para bañarle y no quiero que hagan comentarios impropios sobre su cuerpo, comentarios sexuales que pueden considerar gracias y sólo son humillaciones y abusos (eso es lo que hacía mi padre con consentimiento d mi madre y era muy traumático), no pienso exponerle a eso.
    Así que ahora “soy” descortés y maleducada por decir no, pk no kiero que nadie toque sus zonas privadas y mientras que se le ocurra hacer comentarios jocosos sobre ello o estuviese en silencio.
    No tienen derecho a pedir esos comportamientos intimos!
    Si hubiese observado que es una persona que utiliza un lenguaje apropiado, siempre educada, con supervisión igual le dejo estar, pero no al ver que está acostumbrada a hablar con vulgaridad en lugar de con decoro (sin utilizar un lenguaje sexual).

    Cómo hubieses solventado la situación evitando ofender?

    1.    Macarena dijo

      Bueno, yo creo que al bebé lo puede bañar quien o quienes los padres quieran, a mí también me parece una invasión, la gente no se da cuenta, creo, y les pierde la ‘ilusión’ por tener a un bebé en brazos, otras veces es una intención clara de meterse en la vida de los demás.

      Es que aunque no toquen los genitales de la niña o el niño, y aunque no hagan comentarios ofensivos, nadie tiene derecho a bañar a un bebé en contra de los deseos de los progenitores.

      En mi opinión, la mejor manera de NO ofender es exponer la postura propia en un tono que no sea agresivo, e indicar que no te sentirías cómodo / a si esa persona bañara a tu bebé. ‘Gracias por el ofrecimiento pero encontraremos otras maneras de que veas al bebé’. La última decisión es tuya.

      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *