La importancia del respeto a la mujer en el parto

Para que existan las especies las hembras deben dar a luz a sus crías. Los seres humanos no son una excepción. Dar a luz es más importante de lo que nos imaginamos y además, debe ser respetado por las personas que atienden ese parto. Dar a luz es lo más importante para una mujer y es necesario que sea adecuado para garantizar que la madre esté bien y sana y el bebé llegue al mundo en buenas condiciones de salud.

Hay mujeres que tienen diferentes preferencias a la hora de escoger la postura para dar a luz, no todas sienten que el estar tumbadas y abiertas de piernas sea la mejor manera. Hay madres que prefieren hacerlo de cuclillas, por ejemplo. Pero para que una mujer pueda ser respetada en su labor de parto, es necesario que esté atendida por profesionales capacitados para que puedan respetar y guiar adecuadamente a una mujer que está en el duro proceso del parto. 

Las mujeres que van a dar a luz tienen derecho a poder escoger cómo parir y que los profesionales que la atienden la respeten en todo momento y la guíen en beneficio de su salud y la de su bebé que está llegando al mundo.

De acuerdo con la Iniciativa Internacional para la madre del bebé en el parto, las mujeres tienen derecho a ser tratadas con respeto y dignidad durante el parto mediante el respeto a la toma de decisiones que tome en cada momento. Los médicos deberán velar por su seguridad y la de su bebé teniendo en cuenta sus decisiones tomadas.

Dar a luz puede ser una experiencia maravillosa o traumática, dependiendo de cómo las mujeres son tratadas en el proceso, y esto es algo que los profesionales que atienden a las mujeres en parto tienen total responsabilidad. Si las madres están excluidas del proceso de toma de decisiones durante el parto -incluso cuando las cosas no salen cómo se tenía planeado- estarán violando sus derechos. Cuando la atención  a la mujer en parto no es de colaboración y guía, pueden surgir conflictos poco saludables que pueden afectar directamente a la madre o al bebé.

Es necesario que una mujer sepa que no debe permitir abusos, ni abandono, ni maltrato en el parto. Ni palmadas, ni pellizcos, ni abuso verbal ni un lenguaje duro o grosero. Las mujeres necesitan apoyo emocional.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *