La importancia de saber el estilo de aprendizaje

Los niños no aprenden todos de la misma forma

En la actualidad en las escuelas exigen aprendizajes que los niños deben aprender pero se les olvida algo muy importante: enseñar a aprender. Para aprender hay que saber estudiar e interiorizar los conocimientos adquiridos. No importa la pedagogía que se imparta, es muy importante entender que para aprender hay que saber cuál es el estilo de aprendizaje de cada uno.

No es lo mismo aprender escuchando cuando se tiene más facilidad de aprender mirando, o tampoco es lo mismo aprender manipulando cuando se aprende mejor estudiando. No todos los niños aprenden igual y por eso es poco adecuado pensar que todas las metodologías de aprendizaje son iguales para todos los niños. Independientemente de si se trata de una pedagogía tradicional o alternativa.

Los estilos de aprendizaje

Hay distintos estilos de aprendizaje

La mayoría de nosotros tenemos una forma preferida de aprendizaje, es decir, una forma de aprender con la que nos sentimos más cómodos. Es muy importante que tu hijo aprenda cuál es su estilo de aprendizaje y la forma de estudio que mejor le va para que aprendan más y mejor en el menor tiempo posible. Los estilos de aprendizaje más comunes son:

  • Estilo auditivo. Los niños que aprenden mejor estudiando tendrán un estilo de aprendizaje auditivo. Esto significa que aprenderán mejor si estudian en voz alta o si habla de lo aprendido con otras personas. Es posible que una estrategia adecuada sea también grabar las lecciones mientras las lee en voz alta y después reproducirlos.
  • Estilo visual. Con el estilo visual los niños aprenden mejor con colores, con notas y dibujando esquemas y diagramas para ayudar a representar los puntos clave. Las ideas las recuerdan mejor con esquemas coloridos o con imágenes.
  • Estilo cinestésico. El estilo cinestésico se basa en que los niños aprenden más manipulando y haciendo las cosas. Se necesitan las manos para aprender por lo que hacer juegos de rol o construcciones es más eficaz para aprender con este estilo de aprendizaje.

Es importante que tanto padres como educadores tengan en cuenta que los estilos de aprendizaje permiten que los niños tengan diferentes métodos o estrategias para aprender un contenido específico pero que ellos no saben cuál es el dominante por lo que deben probar diferentes formas de aprendizaje hasta dar con el suyo.

Pueden existir diferentes preferencias o combinación de estilos, pero lo que importa es tener claro cuáles son los dominantes en uno mismo. No todas las personas aprendemos igual ni tampoco al mismo ritmo. Esto es una realidad que todos sabemos, puesto que las diferencias entre niños en cuanto al estudio es algo que siempre ha estado presentes… Aprenden diferente. A pesar de haber tenido las mismas explicaciones, los mismos ejemplos, actividades o ejercicios.

Por qué hay diferentes estilos de aprendizaje

Los estilos de aprendizaje o diferencias son el resultado de muchos factores que envuelven al niño o a la niña. La genética puede ser una de ellas, ya que niños que vienen de padres inteligentes y aplicados tienen más posibilidades de seguir sus pasos.

Pero también existen otros factores que se deben tener presente como por ejemplo:

  • La cultura
  • El entorno social
  • El entorno familiar
  • La motivación
  • La edad

Es muy importante que se tengan en cuenta los estilos de aprendizaje tanto por parte de los profesionales educativos, como los padres o incluso de los propios alumnos. Porque teniendo esto en cuenta se pueden conseguir acciones académicas y resultados más efectivos.

Didáctica variable para un buen aprendizaje

Un error común tanto de profesores, educadores, padres y madres es que se intenta enseñar contenidos a niños y niñas sin tener en cuenta su estilo de aprendizaje. De hecho, en las aulas los profesores intentan enseñar contenidos académicos a todos por igual, es decir, de la misma manera.

Esto es un error porque no todos los alumnos aprenden de la misma manera, y solo teniendo en cuenta los diferentes estilos de aprendizaje se podrá enseñar de manera correcta. Pero, ¿cómo adaptar el contenido a todos los estilos de aprendizaje de los alumnos? Es tan sencillo como usar diferentes recursos educativos para que todos puedan tener facilidades.

Esto significa que los temas de una asignatura por ejemplo, deben abordarse (tanto en casa como en la escuela) con una didáctica variable. Tratar el contenido académico de diferentes formas con la finalidad de que todos los alumnos sean capaces de identificarse en alguna de ellas y aprender de esta manera, los contenidos de una manera significativa.

Concepto de uno mismo

El concepto de uno mismo y también el estilo de aprendizaje están estrechamente ligados. Porque para tener una buena motivación en el estudio también se necesita tener en cuenta que se es capaz de conseguirlo, y para ello es necesario tener un buen concepto de uno mismo.

Si se tiene, entonces el proceso activo mejora, si se tiene un mal concepto de uno mismo, el alumno pensará que no es capaz de hacerlo bien o de aprenderlo o si lo hace, que ha sido suerte y no su propia capacidad lo que ha permitido los buenos resultados.

Además, el aprendizaje activo es mucho más motivador y eficaz que el aprendizaje pasivo. Los niños y adolescentes deben sentirse involucrados en el aprendizaje para que sea activo y para que retengan mejor toda la información. La pasividad en el estudio solo conseguirá que los alumnos se aburran, que no se sientan motivados, y lo que es peor, que no se sientan capaces de conseguir sus propios objetivos.

Los alumnos juntos es mejor

Hay que enseñar de manera distinta a los alumnos

Es necesario que los estímulos de aprendizaje no se utilicen una herramienta para dividir a los alumnos, de hecho, es necesario una combinación de estilos para potenciar la diversidad y la tolerancia entre alumnos. Cada uno tiene su ritmo y su estilo y todos son igual de respetables y admirables.

La inteligencia es un conjunto de capacidades que nos permite resolver problemas y según Howard Gardner no existe ni uno, ni dos ni tres estilos de aprendizaje, si no que existen nada menos que 8 grandes tipos de capacidades o inteligencias según el contexto en el que se ocasiona. La inteligencia:

  • Lingüística
  • Lógico-matemática
  • Corporal-kinestésica
  • Musical
  • Espacial
  • Naturalista
  • Interperosnal
  • Intrapersonal

Al entender la importancia que tienen los estilos de aprendizaje y cómo aprenden nuestros niños y adolescentes, será más fácil enseñarles los caminos que existen para lograr no solo un buen resultado académico si no también, conseguir ese amor intrínseco por el aprendizaje.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.