La inclusión de niños con discapacidades

La inclusión, es la forma de integrar a todas las personas en la sociedad, sin etiquetas ni discriminación. Este es el paso necesario que hay que seguir para que nuestros niños vivan en una sociedad libre. En donde todos tengan las mismas posibilidades de realizarse, adaptadas a sus necesidades.

En el Día Internacional de las personas con Discapacidad, recordamos la importancia de la inclusión de los niños con necesidades especiales, tanto en el ámbito escolar como en el ámbito social. De forma que todos los niños tengan las mismas oportunidades sin ser excluidos por ser peculiares, ni etiquetados por ser diferentes.

Parece algo increíble que a día de hoy, todavía existan millones de niños que se encuentran en riesgo de exclusión social a causa de su discapacidad. Porque en la actualidad, aún no existe la inclusión en todas las sociedades, y esta, es la forma de que los niños crezcan en igualdad de condiciones pese a su singularidad.

La inclusión temprana

La inclusión temprana es fundamental para que sea posible desarrollar al máximo las capacidades del niño. Sin etiquetas, sin discriminación y sin exclusión frente a otros niños. Con una actuación precoz, se multiplican las oportunidades del niño. Tanto de su aprendizaje como de la forma en la que se relacionará en la sociedad. Es fundamental que desde las organizaciones estamentales, se proporcionen a las familias las herramientas necesarias para lograr la inclusión.

En necesario que los padres y madres conozcan todas las posibilidades existentes, ya que gracias a la desinformación que existe, muchos de los recursos disponibles se desaprovechan mientras que los niños crecen sin que se saque el máximo rendimiento a su potencial.

Favorecer la inclusión temprana es posible si se potencian algunos puntos como:

  • Información: Para unos padres que se encuentran con un diagnóstico de discapacidad, recibir información complementaria es fundamental. Es importante transmitir un mensaje de tranquilidad, aportando datos sobre la discapacidad y las posibilidades y expectativas existentes.
  • Diagnóstico temprano: Es importante ofrecer a las familias un diagnóstico precoz. De forma que el niño pueda recibir la estimulación necesaria cuando su cuerpo y su cerebro están aún en proceso de madurez.
  • Prestaciones y ayudas: En la mayoría de los casos, los niños con discapacidades necesitan una serie de cuidados extraordinarios. Para muchas familias, esto supone un gasto económico difícil de asumir. Existen ayudas y subvenciones para mejorar la situación de estas familias. Pero si la información no es accesible, esta no llega nunca y por lo tanto, no cumple su función.

La inclusión educativa

Es la que hace referencia a la inclusión desde el punto de vista pedagógico. La inclusión educativa, consiste en llevar a la escuela la posibilidad de que todos los niños reciban una educación de calidad, independientemente de sus características físicas, psicológicas o culturales. Partiendo de la base de que todos somos diferentes y todos tenemos particularidades que nos hacen especiales y singulares.

Con esto se pretende lograr que los niños tengan las mismas oportunidades, recibiendo una educación de calidad sin exclusión ni etiquetas por su condición. Un paso fundamental para que estos pequeños puedan crecer en una sociedad plural, donde todos tenemos cabida independientemente de las diferencias que nos caracterizan.

La inclusión social

Por otra parte, la inclusión social se centra en lograr que personas que se encuentran en riesgo de exclusión social. Ya sea por su discapacidad, por su religión, por su condición etc. De esta forma, se pretende mejorar las condiciones vitales de todo el mundo, haciendo posible que todos cuenten con las mismas oportunidades laborales, económicas, sanitarias, políticas, educativas etc.

En definitiva, la inclusión debe llegar de la misma forma a todos los planos. Existen muchas circunstancias que pueden favorecer la exclusión en cualquier momento de la vida. En el caso de los niños con discapacidad, lograr una vida sin etiquetas, dentro de una sociedad plural donde todos tengan las mismas oportunidades, debe de ser un objetivo común de todos.

Porque la inclusión también debe introducirse en la familia, en la educación que los niños reciben en casa. Porque los niños que afortunadamente no tienen una discapacidad, pueden sufrir la exclusión por otros muchos motivos. Trabajemos desde la infancia la inclusión para evitar así las etiquetas y las diferencias entre iguales.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Aprendizaje, Consejos

Soy Toñy, mamá primeriza de un pequeño terremoto, con él aprendo y disfruto cada día. Curiosa e inconformista, dedico mi tiempo libre a investigar sobre la maternidad y crianza. Apasionada de la lectura en todos sus géneros, aprendiz de escritora, tejedora compulsiva y amante de la buena cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.