La ingesta inadecuada de hierro durante el embarazo tiene efectos en el desarrollo del cerebro del feto

La ingesta inadecuada de hierro durante el embarazo tiene efectos en el desarrollo del cerebro del feto

En el primer estudio de su tipo, realizado por científicos de Hospital Children’s de Los ángeles, los investigadores han demostrado que la ingesta inadecuada de hierro durante el embarazo tiene efectos sutiles en el desarrollo del cerebro infantil. Estos hallazgos se han publicado en la revista Pediatric Research.

La investigación indica la importancia potencial que tienen para el feto los cambios en la salud de la dieta materna, por pequeños que sean.

El hierro es fundamental en la dieta normal, y más aún para el crecimiento y desarrollo normal del feto y para el crecimiento óptimo del cerebro en el útero. Sin embargo, entre 35 y el 58 por ciento de las mujeres sanas tienen algún grado de deficiencia de hierro, especialmente durante el embarazo. A nivel mundial, casi la mitad de las mujeres embarazadas están anémicas, y esta deficiencia de hierro materna severa puede tener consecuencias adversas para el feto en desarrollo.

Estudios anteriores realizados en animales han demostrado que la deficiencia de hierro conduce a problemas de funcionamiento del hipocampo, lo que afecta negativamente al aprendizaje y la memoria. Además, se ha demostrado que los recién nacidos con un perfil bajo de hierro mostraron más dificultades en el desarrollo motor en general y el desarrollo neurocognitivo.

En este estudio, los investigadores analizaron la organización del tejido cerebral del recién nacido. El objetivo era asociar la ingesta de hierro materno durante el embarazo a las diferencias en la materia gris cortical y, en menor medida, en las principales vías axonales dentro de la materia blanca subyacente del cerebro .

Los científicos llegaron a la conclusión de que el aumento de la ingesta de hierro en la dieta se asocia con una mayor complejidad y, por tanto, una mayor madurez de la materia gris cortical y, por el contrario, que bajos niveles de hierro en la dieta se asocian con menor complejidad y mayor inmadurez de la materia gris en desarrollo poco después del nacimiento.

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *