La lactancia materna podría mejorar la salud arterial de las mujeres

La lactancia materna podría mejorar la salud arterial de las mujeres

Vamos con otra de beneficios de la lactancia materna. Según un nuevo estudio, la salud arterial de la mujeres que amamantan a sus bebés podrías verse beneficiada.  Aunque todavía se desconoce si estas mujeres tendrán tasas más bajas de ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares a medida que envejecen, y que los investigadores enfatizaron que los hallazgos no demuestran una relación de causa y efecto, lo cierto es que la noticia no deja de ser interesante.

El estudio fue realizado con más de 800 mujeres en EE. UU. Las que amamantaron durante un periodo más largo de tiempo presentaron un menor engrosamiento de la pared de la arteria carótida cuando alcanzaron la mediana edad.  ¿Por qué esto es tan importante? Te lo cuento a continuación.

La arteria carótida es la que suministra sangre al cerebro. Se considera que el engrosamiento de la pared de esta arteria es una señal temprana de aterosclerosis: la acumulación de “placas” que obstruyen las arterias, la cuales pueden derivar en un ataque cardiaco o un accidente cerebrovascular.

Erica Gunderson, investigadora principal de esa estudio, de la división de investigación de Kaiser Permanente del Norte de California en Oakland, California, explicó que el engrosamiento de las paredes de la arteria pueden considerarse como un “envejecimiento vascular”. También explicó que en este estudio las mujeres con el mayor engrosamiento de la arteria carótida eran esencialmente entre 3 y 5 años mayores, en lo que respecta a la salud de los vasos sanguíneos.

La pregunta clave en este punto es si esta diferencia en el engrosamiento de la carótida se debe a la lactancia materna.

La doctora Suzanne Steinbaum, cardióloga preventiva que no participó en el estudio, directora del programa sobre la Salud Cardiaca de las Mujeres del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York, manifiesta no estar muy convencida. Aunque considera que el estudio es muy interesante, Steinbaum comenta que auqnue hay claramente una correlación entre la lactancia materna y el engrosamiento de las paredes arteriales, se puede seguros de lo que significa eso.

Indicó que las mujeres que amamantaron, sobre todo durante más tiempo, generalmente estaban más delgadas, tenían un nivel educativo mayor y eran más activas físicamente, no solo mientras eran  jóvenes, sino también  20 años después.

El equipo de Gunderson tuvo en cuenta esos factores, y aun así halló una conexión estadística entre la lactancia materna y el engrosamiento de la pared arterial. Sin embargo, Steinbaum considera que es difícil considerar la lactancia materna como la causa directa.

Imagen – Benjamin Magaña

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *