La leche de crecimiento no es necesaria para nuestros hijos

Desde que nacemos, disponemos de un alimento que nos sigue durante toda la vida: la leche. La leche materna es lo mejor que podemos darles a una nuestros hijos una vez han nacido. De no ser posible, en el mercado venden también algunas de formula bastante buenas. Cuando nuestros hijos pasan la etapa de lactantes y ya comen de todo, cosa que sucede a partir del año más o menos, nos surge una gran duda: ¿qué leche debo darle a mi hijo?

Esta duda les surge hasta a las mujeres que continúan con la lactancia materna y que no pueden extraerse leche. La mayoría aún nos fiamos más de las leches de crecimiento, ya que se venden como las ideales para niños a partir de un año. En esta publicación me resulta difícil posicionarme ya que considero que la leche de vaca no está hecha para los humanos, al igual que nuestra leche no está hecha para las vacas. Pero siguiendo con la tradición, a partir del año un niño asimila la leche de vaca sin ningún problema. Entonces, ¿qué diferencias nos aportarían las leches de crecimiento?

Diferencias principales entre la leche de vaca y la de crecimiento

Composición

  • Una de las cosas más alarmantes, que se encuentran en las leches de crecimiento son la alta cantidad de azúcares añadidos. La OCU ha analizado 15 marcas de leches de crecimiento. En 9 de ellas se han encontrado azúcares añadidos con el nombre de: sacarosa, jarabe de glucosa, fructosa o miel. Además, más de la mitad llevan aromas como vainilla.
  • Las proteínas de las leches de crecimiento son algo más inferiores que en las de vaca.
  • Las leches de vaca aportan más calcio por cada 100g de producto. Así, donde la de vaca aporta 120mg/100g, algunas leches de crecimiento aportan la mitad, siendo la aportación más alta de 115mg/100g
  • Respecto al valor energético o calorías que presentan, son bastante similares. Es importante saber que si decides dar leche de vaca a tu hijo, que esta sea entera. Si es de ganaderías alimentadas con cultivos ecológicos y en pastos libres, mejor.
  • A pesar de que el contenido en grasas es muy parejo, no lo es tanto la composición o perfil lipídico de estas grasas. Las leches de crecimiento se asemejan más a las leches maternas, siendo más ricas en grasas saturadas y en ácidos grasos esenciales que las de vaca. Sin embargo, un niño que ya se alimenta de todo, obtiene estas grasas de alimentos como los cereales, los huevos, el aceite de oliva, el pescado…leche infantil

Precio

No todas las familias pueden permitirse el elevado coste de las leches de crecimiento. Ojo, las leches de formula infantiles también son muy costosas, pero esas si son necesarias en el caso de que no haya lactancia materna exclusiva. El precio medio de las leches de crecimiento es de 2,2 euros por litro; más del triple que la leche entera de vaca.

El estudio de la OCU ha hecho las cuentas; si te decides por la leche entera de vaca desde el año de tu hijo hasta sus tres años, estás ahorrando una media de 600 euros, subiendo a 1400 euros la cifra en el caso de optar por leches de crecimiento más caras.

¿Y si no damos ningún tipo de leche?

Hay familias que no consumen productos lácteos en su día a día y sus hijos están igual de sanos que los que si consumen leches de crecimiento o de vaca. El “truco” para que un niño crezca sano no es comprar la leche más cara; el truco está en la variedad y en el equilibrio de la dieta que se le ofrece. Según la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, las leches de crecimiento serían una buena opción en el caso de que haya niños con necesidades nutricionales especiales o problemas con sus vitaminas, minerales…

En el caso de optar por no dar leche de vaca ni leche de crecimiento a nuestros hijos, se puede cambiar por una leche de avena, almendras o avellanas, siendo estas dos últimas muy interesantes para niños en periodo escolar. Sea como sea, pide siempre consejo a su pediatra y si no te convence, tienes derecho a una segunda opinión.


Categorías

Nutrición

Yasmina Martínez

Madre en prácticas, Youtuber a ratos y Técnico Superior de Laboratorio. Cumplí mi sueño de ser madre joven, cada día es una nueva aventura, ¡y... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *