La leche materna protege contra una enfermedad intestinal grave en recién nacidos prematuros

La leche materna protege contra una enfermedad intestinal grave en recién nacidos prematuros

Hoy os traigo un nuevo descubrimiento en relación con los beneficios de la lactancia materna. Los investigadores siempre han elogiado la leche materna por su capacidad para estimular el sistema inmunológico de un bebé. Pero ahora un nuevo estudio ofrece una prueba más de esto, tras descubrir cómo la leche materna puede proteger contra una enfermedad intestinal grave que afecta los bebés prematuros.

El doctor David Hackam, cirujano jefe de la Johns Hopkins Medicine en Baltimore,  y sus colegas, encontraron que una proteína en los animales y la leche materna humana, llamada factor de crecimiento epidérmico (EGF), evitó la enterocolitis necrotizante en ratones nacidos prematuros.

“Hemos sabido durante algún tiempo que la leche materna puede proteger a los bebés prematuros contra el daño intestinal pero cómo y por qué se hizo así ha sido algo así como un misterio”, dice el doctor Hackam.“Creemos que nuestros resultados resuelven una pieza importante del misterio de este trastorno”.

La enterocolitis necrotizante es una enfermedad caracterizada por la inflamación y muerte del tejido intestinal. Es más común en los bebés prematuros, que representan hasta el 80% de los casos. Es un trastorno grave que se cobra la vida de alrededor de 1 de cada 4 bebés prematuros que la desarrollan.

En la actualidad, el tratamiento de la enterocolitis necrotizanteen recién nacidos prematuros consiste en la extirpación del tejido intestinal muerto. Si bien esta estrategia puede ser eficaz, el doctor Hackam y sus colegas notaron que a menudo los niños se quedan con un intestino insuficiente, lo que aumenta el riesgo de complicaciones a largo plazo, tales como el síndrome del intestino corto.

Las investigaciones anteriores del Hackam y sus colegas revelaron que el daño intestinal provocado por la enterocolitis necrotizante es impulsado principalmente por la proteína TLR4, que normalmente regula cómo el sistema inmune responde a las bacterias. En el intestino de un bebé prematuro, sin embargo, la proteína regula la diferenciación celular y el crecimiento intestinal.

Los investigadores explican que los intestinos de los bebés son colonizados con la bacteria poco después del nacimiento, a fin de ayudarles a adaptarse a su nuevo entorno. Pero en los intestinos de los bebés prematuros, la proteína TLR4 se sale de control, cortando el suministro de oxígeno a los intestinos y causando daño a los tejidos.

En este último estudio, el equipo expuso células intestinales inmaduras, algunos de los cuales fueron pretratadas con leche materna, a las bacterias responsables de la activación de la proteína  TLR4. Encontraron que la TLR4 se redujo en las células pretratadas. Sin embargo, este no fue el caso cuando la leche materna se calentó antes de tratar las células, lo que sugiere que la proteína TLR4 se había reducido a una proteína sensible al calor.

El EFG es la proteína termosensible que es responsable de esta acción. Con la eliminación de esta proteína de la leche materna, los investigadores encontraron que la leche ya no era eficaz en la reducción del TLR4, indicando que el EGF desempeña un papel fundamental en las propiedades de inhibición del TLR4 de la leche materna.

Los investigadores hallaron que, en comparación con las crías prematuras de ratones alimentadas con agua salada, los alimentados con leche materna tenían niveles mucho más bajos de TLR4 en sus intestinos, así como menores niveles de sustancias químicas inmunes que desencadenan la inflamación. Estos ratones también tenían menos células intestinales muertas o muriéndose, y sus células intestinales sanas seguían multiplicándose.

Con el fin de confirmar que el efecto protector de la leche materna contra la enterocolitis necrotizante debido al EFG, el equipo alimentó con leche materna a las crías de ratón prematuros y les administró un medicamento que desactiva sus receptores a la proteína. Los investigadores encontraron que estos ratones continuaron desarrollando la  enterocolitis necrotizante.

En otro experimento, los investigadores probaron los efectos de la leche materna en crías de ratón que ya tenían enterocolitis necrotizante. El equipo comprobó que habín un menor número de células intestinales muertas en estos ratones, lo que indica que la leche materna reduce la gravedad de la enfermedad.


Categorías

Salud, Varios

Bebes Mundo

Bebesmundo era una web dedicada al mundo de los bebés. Actualmente está integrada en Madreshoy.com formando una web de mayor tamaño y con una... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *