La leches de fórmula

Cuando una mamá decide darle a su niño la leche de fórmula, hemos de tener en cuenta que no todas son iguales y que cada una posee unas propiedades distintas, al igual que cada niño, en ocasiones necesita unos nutrientes diferentes o especiales. Se aconseja que como la leche de la madre no vas a encontrar ninguna, por ello, si no es por necesidad, nunca la sustituyas, solo hazlo como último recurso.

Estas leches de fórmula, aunque parecidas, son muy distintas entre sí, cada una posee unas propiedades específicas.

La leche de inicio, son especiales para darlas al niño desde que nace hasta los 6 meses. A partir de entonces, se cambia a las de crecimiento.

Sus presentaciones son diferentes, pues hay niños que presentan alergias a la lactosa, otros son prematuros, también están las bajas en proteínas, etc., etc.

Dentro de estas distintas presentaciones, en las mismas marcas, se pueden encontrar igualmente diferencias, pues unas llevan algunos gramos más de proteínas, pero es tan pequeña su diferencia que llegan a ser muy similares en cuanto a su valor nutricional.

Lo más aconsejable, es acudir al especialista para comenzar a dar leche de esta clase al bebé, él te aconsejará cual es la más adecuada, incluso si se necesita algún que otro complemento en la alimentación.

Algo en lo que debemos tener cuidado, es en la cantidad de agua para diluirlas, pues varía según las marcas y su concentración, no hemos de guiarnos porque en unas se necesita menor cantidad que otras, pues lo que importa es el contenido y no la cantidad.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *