La madre que quiero ser para mis hijos

El tipo de madre que deseamos ser, es algo que todas nos hemos planteado alguna vez. Ya sea antes o después de quedar embarazadas. Probablemente hayamos fantaseado con la madre que seríamos al ver una mamá lidiar con las rabietas de su hijo en pleno supermercado. Y  en ese momento, todas pensamos que no seríamos así, nuestros hijos no tendrían rabietas, porque los educaríamos de distinta forma.

Luego llegan los hijos de verdad y te das cuenta, de que nada es como te esperabas. Todo lo que imaginaste sobre la maternidad, era fruto de una preciosa fantasía. Tus hijos tienen rabietas, porque son niños, están vivos, tienen sentimientos y no los saben expresar bien. Se están adaptando a un mundo donde todo son cambios para ellos. Es entonces cuando de verdad tienes que plantearte “La madre que quieres ser para tus hijos”.

Categorías o tipos de madre

Es una verdad innegable que cada hijo es un mundo y por tanto cada madre también lo es. El tipo de madre que tú seas vendrá definido en gran parte por tu personalidad. Es por eso que es muy difícil establecer algún tipo de categoría de madre. Sin embargo, trataremos de abarcar ciertos perfiles, para poder ayudarte a decidir el tipo de madre que quieres ser para tus hijos. Probablemente dejemos algunos en el tintero, pero no podemos abarcar todos.

  • Madre guay:

    Es la madre que da total libertad a su pequeño, le deja descubrir, experimentar, dar rienda suelta a su creatividad. Todo ello con el fin de su mejor desarrollo. El riesgo de ser este tipo de madre, es que un niño que crece sin límites, tendrá dificultades para aceptar normas y figuras de autoridad en el futuro.

  • Madre sobreprotectora:

    Es aquella que daría la vida por su hijo. Sí, es cierto que todas lo haríamos, pero ella lo expresa constantemente. No solo pondrá más límites de los necesarios, además, de forma  posiblemente inconsciente, evitará que su hijo realice cualquier esfuerzo por sí mismo, ya que pensará que así, le evita sufrimiento. Es maravilloso que tu madre te cuide y te proteja. El riesgo de ser este tipo de madre es excederse. Así harías a tu hijo crecer con problemas de autoestima e inseguridades profundas. Los hijos de madres sobreprotectoras pueden convertirse en un blanco fácil para abusadores y maltratadores, debido a esta grave falta de confianza en sí mismos. O por el contrario, pueden convertirse ellos en maltratadores y abusadores, sobre todo de su propia madre, ya que la verán más como una sierva que satisface sus órdenes que como una persona con sentimientos.

  • Madre pasiva:

    A ella no le preocupa lo que su hijo haga, diga o piense, mientras no le impida llevar su vida soñada. Suelen ser madres con cierta tendencia narcisista, a las que les cuesta empatizar con sus hijos. Este tipo de madre es que suelen estar tan ocupadas en sí mismas que se pierden, literalmente, el crecimiento y desarrollo de sus hijos.

  • Madre conciliadora:

    Para una conciliadora, todo es diálogo y negociación. El respeto por los sentimientos de su hijo a veces la acaba llevando a ceder, en cosas que incluso son perjudiciales para él. Esa necesidad de conciliar todo, puede desembocar en una falta de disciplina real y confundir al pequeño.

  • Madre autoritaria o “madre sargento”:

    Según estas madres, todo se consigue con esfuerzo y trabajo duro. A ellas nadie en la vida les regaló nada y viven orgullosas de ello. Es bueno que los chicos tengan normas, límites y disciplina. Sin embargo un exceso de la misma puede crearles estrés, ansiedad, frustración y mucha rebeldía.

La madre ideal para tus hijos

En realidad la madre ideal para ellos, siempre vas  ser tú. No importa que te equivoques, ellos también lo harán, y ambos aprenderán de los errores. En eso consiste crecer.

Sin embargo, si hubiese que elegir entre las categorías mencionadas, personalmente, no elegiría ninguna concreta, si no todas ellas. Porque esta vida se compone de momentos, y en cada momento un hijo necesita algo distinto.

Un niño necesita una madre guay que le deje expresarse y desarrollar su creatividad. Necesita una madre protectora, para los momentos en que se siente vulnerable. Le es imprescindible una madre pasiva cuando necesita desarrollar su asertividad, haciendo ejemplo de su figura de apego. Una madre que concilie en la rebeldía hormonal de la adolescencia. Y sobre todo necesita una “madre sargento”, que le demuestre con hechos, que la vida no es color rosa, pero que merece la pena el esfuerzo. Una madre que te enseñe el valor del trabajo y la satisfacción de conseguir todo por uno mismo.

La mejor madre para tus hijos, eres y seras siempre tú, todas ellas, en la medida que ellos lo necesiten. Sin embargo, la madre que yo quiero ser para mis hijos, es la que sepa aplicar cada tipo de madre en su debido momento, la que los entienda y los anime. La que crezca cada día con ellos.

 



Madre de una luz inspiradora, futura pedagoga, técnicamente decoradora, eterna escritora en la sombra, artesana, vocalista y compositora, aprendiz de todo, maestra de nada. Apasionada de los animales y de sus beneficios para el desarrollo emocional humano. Enamorada de la luz que existe en las buenas personas, de la educación, de la música y de la vida en general. Positivista in extremis, todo tiene un lado bueno y si no lo tiene, me encargo de crearlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.