Ser madre después de los 40: beneficios a descubrir como mujer

 

la magia de ser mujer después de los 40

Eres mujer, eres madre, tienes más de 40 años y has encontrado el equilibrio en tu vida. Nadie más que tú sabe lo que has luchado para llegar donde estás, y todo lo que has aprendido durante este proceso. Hay quien dice que la edad mágica de las mujeres está entre los 20 y los 30. ¿Crees que esto es verdad?

La veintena es esa época en la que empezamos a intuir cómo es el mundo, cómo son las personas y cómo las relaciones afectivas. En la treintena ya conocemos las reglas y nos ajustamos a ellas. Ahora bien, llegados los 40 ya dispones de esa madurez, libertad y plenitud para ser tú misma con autenticidad. Tienes la edad suficiente para hacer lo que desees y trasmitir esa belleza que solo las criaturas más seguras saben trasmitir.

La crianza de los hijos después de los 40

mujer abrazando a su bebe

Es posible que a día de hoy tus hijos estén en la edad de la adolescencia. Qué estés batallando cada día para educar niños maduros, valientes e independientes. Ahora bien, también es posible que ahora, cumplidos o pasados los 40 hayas decidido que es el momento de ser madre.

Analicemos la realidad de estos dos casos, con los que seguramente, más de una de nuestras lectoras de “Madres hoy” se sientan identificadas.

Educar a nuestros hijos después de los 40

Tener más de 40 años es un valor añadido del que van a beneficiarse nuestros hijos. No te hace falta leer todos los manuales de psicopedagogía del mundo para disponer de esas estrategias básicas que te ayudará a formar niños felices, que se convertirán en adultos capaces.

  • Ser mujer más allá de los 40 años es un arma de poder y de sutil sabiduría. Nada se te escapa y eres una hábil artesana de la Inteligencia Emocional, una disciplina esencial en la educación de tus hijos.
  • Tus consejos son más acertados, además, comprendes muy bien la necesidad de fomentar la independencia y la madurez de tus hijos.
  • Tus normas, y tus afectos son equilibrados y congruentes. Tu personalidad ya está formada y asentada, sabes lo que es prioritario, y es lo que intentas inculcar en tus hijos: la templanza, el valor del esfuerzo y la responsabilidad.
  • Eres una mujer que dispone de sus propias aficiones, de su trabajo, y que además vives la aventura de educar posiblemente a un adolescente y a un niño de primaria. ¿Existe un desafío mejor? El día a día te enriquece y disfrutas educando a tus hijos.

Ser madre a los 40

mujer embarazada al amanecer

Vivir la maternidad a los 20 o a los 30 no es tan sencillo en las sociedades modernas. Es una etapa en que la mujer se encuentra en pleno crecimiento y avance profesional. A día de hoy son pocas las personas que con 25 años hayan conseguido por ejemplo un trabajo estable con el cual, dar seguridad económica a los hijos.

  • La vida fértil de una mujer se reduce a partir de los 40 años, sin embargo, es un momento creciente que a día de hoy se está eligiendo precisamente para ser madre. ¿Es esto algo equivocado?
  • La mujer debe ser madre en el momento en que ella lo desee y se sienta preparada. No hay una edad normativa. Está claro que la biología nos prepara para la maternidad a edades más tempranas, pero la sociedad en ocasiones, no nos lo permite.
  • A día de hoy el concepto de juventud está cambiando. La independencia económica de los jóvenes se pospone de tal manera debido a la crisis social y económica, que esos momentos biológicos se ven obligados también a posponerse.
  • En ocasiones, la elección de ser madre a los 40 o después de los 40 no es algo personal. Es la propia estructura social y económica quien lo determina.
  • Por lo general, la elección de ser madre a esta edad, se vive con gran emoción y satisfacción. Las mujeres lo consideran como “su momento”, ese que ellas han elegido y para el cual están más que preparadas.

La magia de ser mujer más allá de los 40

mujer bebiendo en taza

Eres una mujer con más de 40…¿Quién dijo crisis? En absoluto, las crisis solo las tienen las personas que no han asumido sus errores, que no han integrado triunfos y aprendizajes. Los años nos traerán alguna arruga más en el rostro, y alguna que otra batalla con nuestras hormonas… No obstante, debes recordar algo: cumplir años es inevitable pero envejecer es siempre opcional.

Ya no necesitas demostrarle nada a nadie

Ser joven supone tener que demostrar al mundo de lo que eres capaz. Tienes que demostrar a tu familia que eres válida, valiente y segura de ti misma como para tomar tus decisiones, te plantarte unos objetivos y cumplirlos.

Las mujeres nos vemos además en la dura posición de demostrar al mundo que somos tan capaces como los hombres, que laboralmente somos igual de eficaces, creativas y hábiles. Lo vienes haciendo desde que tienes uso de razón y puede que hayas sufrido mucho por ello.

No obstante, a día de hoy ya se ha terminado esa ansiedad. Tú misma sabes lo que vales, te sientes orgullosa de lo que has conseguido y ya no te ves en la obligación de demostrar nada ni a tus padres, ni a amigos ni a tu pareja.

rostro de mujer

Eres una mujer real, atractiva y estás bien contigo misma

En ocasiones, nos pasamos media vida aparentando algo que no somos. Buscamos nuestra identidad y a veces incluso terceras personas nos la destruyen. Las relaciones afectivas tóxicas pueden llegar a ser muy peligrosas, se vulnera nuestra autoestima y nos hacen olvidar lo que valemos.

A día de hoy con más de 40 años eres ya muy consciente de tus errores. Y lejos de cargarlos sobre tu espalda como piedras, los has asumido, los entiendes y los has dejado ir. Porque las personas que nos han hecho daño, lejos de conservarlas en nuestro corazón para destruirnos aún más, debemos dejarlas en la distancia para avanzar con madurez.

  • Eres una mujer real, con tus defectos, con tus patas de gallo, con esa celulitis en tus caderas. No obstante, nunca te has sentido tan bien contigo misma. Te ves al espejo y sabes que nunca te has notado tan atractiva y segura de ti misma. ¿Alguien te lo va a negar?
  • Eres una mujer completa porque la vida te ha ido enseñando quien eres, lo que vales y de lo que eres capaz. Hay quien se pasa toda su existencia buscando a su media naranja. Tú sabes ya que una pareja no está formada por “dos mitades”, sino por dos personas enteras que se ofrecen en libertad para crecer juntos.
  • Eres una mujer atractiva que se gusta a sí misma, eres madre y aún así, sabes que te faltan muchos más sueños por cumplir. Tener más de 40 años es seguir transitando un camino con mayor seguridad para seguir creciendo par seguir alcanzando aquello que te propones.

Para concluir, hay quien asocia de forma errónea belleza con esa primera juventud de los 20 años. Es un error, la juventud es un estado de ánimo que se vive por dentro y es a partir de los 40 cuando una mujer se siente más realizada.

La maternidad y la educación se vive con plenitud y eso es alguien que nadie puede criticar. Estás llena de proyectos, avanzas con seguridad y llevas a tus hijos de la mano deseándoles lo mejor sabiendo que dispones de la energía, sabiduría y “magia” suficiente como para triunfar.

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *