La malformación de Arnold Chiari: información para los padres

La malformación de Arnold Chiari:

La malformación de Chiari se le considera como una afección que puede afectar a muchos niños incluso cuando son recién nacidos. Es una malformación que surge en la parte del cerebro y que muchas veces los síntomas no terminan de ser claros hasta que el niño se practica una técnica de diagnóstico con una imagen de su cerebro o de la médula espinal por algún motivo en concreto.

Dado a este tipo de diagnóstico nos encontramos frente a una enfermedad poco común, o quizás con los nuevos avances se haya podido diagnosticar con más precisión sin tener intención de descubrirla. Esta malformación se desarrolla a medida que el niño va creciendo y no se presenta hasta que ya alcanza una niñez tardía o en su adolescencia.

¿Qué es el Sindrome de Arnold Chiari?

El Síndrome de Arnold Chiari ocurre cuando el tejido cerebral se extiende hacia el canal espinal. Suele suceder porque la parte del cráneo es mucho más pequeña de lo habitual o deforme y hace que el cerebro esté presionado, el cuál hace que se fuerce a expandirse hacia abajo. A consecuencia de esto podrían existir anomalías en el desarrollo del cerebro o de la columna vertebral.

La malformación de Arnold Chiari:

Los médicos clasifican a esta malformación en tres tipos diferentes. Tenemos la malformación de Chiari tipo I que se desarrolla a medida que el cráneo y el cerebro crecen. Las malformaciones de Chiari tipo II y tipo III están presentes al nacer (es congénito o hereditario).

Síntomas de Chiari tipo I

Este tipo de malformación al no suele presentar signos ni síntomas, prácticamente no necesita tratamiento, aunque en algunos casos puede provocar algunos trastornos diversos:

  • dolores de cabeza (sobre todo cuando se ha hecho un sobre esfuerzo como toser o estornudar)
  • dolor de cuello
  • mareos
  • mala coordinación de manos, a veces incluso con entumecimiento y hormigueo tanto en manos como en pies.
  • problemas en la visión
  • problemas en el habla como la ronquera
  • dificultades para tragar, acompañados de náuseas, asfixia y vómitos

Posibles tratamientos para Chiari tipo I

La malformación de Arnold Chiari:

Dado a que el niño no suele presentar problemas severos tan sólo se le irá revisando periódicamente mediante resonancias magnéticas para que no llegue a desarrollarse posibles problemas.

Si el niño es asociado con problemas como hidrocefalias, apnea de sueño, escoliosis o siringomielia, puede llegar a ser tratado por este tipo de dolencia. Pero se puede incluso llegar a hacer una descompresión de la fosa posterior para ampliar el espacio que puede ocupar el cerebelo y no tener que hacer tanta presión sobre la médula espinal.

Malformación de Chiari tipo II

Esta malformación ocurre cuando hay una mayor cantidad de tejido que se extiende hacia el canal espinal. Sus signos y síntomas pueden llegar a ser claros desde las ecografías tomadas durante el embarazo. La malformación de Chiari tipo II suele ir asociada con la forma de espina bífida llamada mielomeningocele, y deriva a que tanto la columna vertebral como el conducto raquídeo no se han cerrado antes del nacimiento.

La malformación de Arnold Chiari:

Sus síntomas abarcan desde problemas respiratorios, dificultad para deglutir acompañado de arcadas, movimientos oculares rápido y hacia abajo y gran debilidad en los brazos.

Malformación de Chiari tipo III

Este tipo es el más grave de la afección. La parte posterior e inferior del cerebro o el tronco encefálico es cuando se prolonga hasta una abertura anormal en la parte posterior del cráneo. Este tipo III se diagnostica con una ecografía cuando el bebé está dentro del vientre de su madre o justo en su nacimiento. Las tasas de supervivencia para quien lo padece son mucho más bajas y puede llegar a tener problemas neurológicos.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.