La maternidad subrogada

Maternidad subrogada 1

Cuando una pareja por los motivos que sean no pueden o no quieren tener hijos propios hay una variedad de maneras para conseguir tener un progenitor. Por suerte o por desgracia, según se mire, todas suponen un coste económico ya que para cualquiera de ellas se llevan a cabo una serie de movimientos de papeleo.

A parte de la adopción y de la inseminación artificial que se realizan las madres cuando son solteras, el padre no puede engendrar o forman una familia homoparental, una de las maneras para poder tener un hijo es La maternidad subrogada o también llamado vientre de alquiler que cada vez más se está aceptando en la sociedad en la que vivimos. 

La maternidad subrogada es cuando una mujer acepta prestar su vientre para gestar al hijo de otra persona y renuncia con ello al derecho como madre cuando nazca el bebé. Hay dos maneras de llevar a cabo este proceso de forma tradicional y de forma gestacional.

La forma tradicional es que la madre que presta su vientre aporta también su óvulo y es fecundada por medio de la fecundación in vitro o inseminación artificial con el espermatozoide del padre o del donante. Ésta mujer se convierte en la madre biológica del bebé aunque se supone que cede ese derecho al dar a luz.

Maternidad subrogada2

La forma gestacional se da cuando el óvulo y el espermatozoide son de la pareja que solicita la subrogación y son ellos dos los progenitores biológicos del bebé.  En este caso la mujer que ha prestado el vientre no tiene ningún vínculo genético con el bebé y se convierte en madre portadora o madre gestacional.

La maternidad subrogada no siempre la realiza una mujer cobrando por esos servicios, sino que hay mujeres que lo hace sin ánimo de lucro y los padre biológicos solo se hacen cargo de los costes médicos, la alimentación y las cosas que necesita la madre durante el periodo de embarazo como la ropa premamá. Cuando se hace a cambio de dinero estas madres lo hacen por medio de unas agencias especializadas en maternidad subrogada.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *