La mesa familiar

Hace varios años cuando yo era pequeña, comer con la familia era casi una ley, con el paso del tiempo, entendí lo que esto significaba. Luego la aparición de la televisión en los comedores, los horarios prolongados de trabajo de los padres, las madres ya no solo trabamos en la casa, sino salimos a trabajar fuera; todo esto hizo poco a poco, que se perdiera por falta de tiempo, el comer todos juntos en familia.

No digo que este ni bien ni mal, solo creo que esto hace que los vínculos familiares sean un poco más distanciados y que la charla familiar cada vez sea menos frecuente.

Investigadores de Minnesota, Estados Unidos, realizaron diversas investigaciones en diferentes familias durante 5 años y concluyeron que los que comían en familia disminuían el riesgo de que los adolescentes padezcan trastornos de alimentación.

El estudio también descubrió que aquellas chicas que compartían la mesa con sus familias como mínimo unas cinco veces por semana presentaron menos comportamientos anormales para controlar su peso, independientemente de cuál fuera su índice de masa corporal, su condición social y la unidad de la familia. En cuanto a los chicos, el estudio no encontró relación entre las comidas familiares y los comportamientos en el control del peso.

“Quizá las chicas tienden a involucrarse más en la preparación de las comidas y son más sensibles a la influencia de las relaciones familiares que los chicos”, conjeturó el estudio. La primera etapa del Proyecto EAT descubrió que aquellos adolescentes que compartían más comidas con sus familias solían tener hábitos más saludables y eran menos propensos a caer víctimas de las drogas.

Es aconsejable realizar aunque sea una comida diaria todos en familia y que hablen de su día, sus problemas, inquietudes, o lo que sea, además de unir y conocer más a tus hijos esto ayudará a que ellos se sientan a gusto en contarte las cosas. Es un pequeño habito que puede cambiar a bien cosas gigantes, como la felicidad y la confianza de si mismo de tus hijos.
rdselecciones


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *