La obesidad materna está relacionada con la reducción de la inmunidad en los recién nacidos

La obesidad materna está relacionada con la reducción de la inmunidad en los recién nacidos

La obesidad materna aumenta el riesgo de una serie de problemas de salud en los recién nacidos que pueden persistir hasta la edad adulta, incluyendo enfermedades del corazón y asma. Ahora, un nuevo estudio revela por qué sucede esto y por qué la obesidad materna debilita el sistema inmunológico de un bebé en el momento del nacimiento.

 

La obesidad de la madre durante la gestación se ha relacionado con un mayor riesgo diabetes gestacional, preeclampsia y parto prematuro. Los estudios también han sugerido un mayor riesgo de defectos de nacimiento, de diabetes tipo 2, de asma y de enfermedades del corazón entre los niños nacidos de madres obesas.

El estudio ha sido dirigido por la doctora Ilhem Messaoudi, de la Universidad de California en Riverside. Mientras que investigaciones anteriores encontraron que la obesidad materna alteraba el sistema inmunológico de un bebé, Messaoudi y sus colegas pensaban que los motivos de esto eran poco conocidos, por lo que decidieron investigarlo.

Para su estudio, el equipo se dispuso a investigar qué efecto materno tiene el peso corporal sobre el sistema inmunológico de los recién nacidos.

Para llegar a sus conclusiones, los investigadores investigaron a 39 madres y a sus bebés. Registraron el índice de masa corporal (IMC) de cada madre y las agruparon en tres grupos: peso normal, sobre peso y obesidad. El sobrepeso implica un IMC de 25-29,9, mientras que la obesidad se define con un IMC de 30 o superior. Todas las mujeres eran no fumadoras y no tuvieron complicaciones durante el embarazo.

El equipo también recogió muestras de sangre del cordón umbilical de los recién nacidos para evaluar las células inmunes.

Los investigadores encontraron que las células inmunes específicas de los niños nacidos de madres obesas mostraron respuestas muy inferiores a los antígenos bacterianos.“Estos bebés también mostraron una reducción en las células T CD4”, añade Messaoudi. “Ambos cambios podrían resultar en respuestas comprometidas a la infección y vacunación.”

Las muestras de sangre del cordón umbilical también mostraron menores niveles de eosinófilos (células implicadas en la respuesta alérgica y el desarrollo de asma) entre los lactantes nacidos de madres obesas. Los investigadores dicen que estas células pueden haber estado en los pulmones de los bebés, lo que puede explicar por qué los niños nacidos de madres obesas tienen un mayor riesgo de asma.

El equipo dice que su estudio demuestra que la obesidad materna puede influir en los cambios en el sistema inmunológico de un bebé, que son detectables en el nacimiento y que pueden persistir durante toda su vida.

Messaoudi añade que los resultados plantean una serie de preguntas acerca de cómo se deben vacunar los niños: “Esto podría cambiar la forma en que respondemos a la vacunación y la forma en que respondemos a los antígenos ambientales inductores del asma”.

Messaoudi destaca que “la obesidad tiene repercusiones graves para la salud materna”. Y añade: “Se asocia con baja fertilidad y éxito con el embarazo. Las tasas de diabetes gestacional, preeclampsia, desprendimiento de la placenta – todos estos riesgos aumentan drásticamente con el aumento de peso y la obesidad; por lo tanto, es importante que hable con su médico sobre el peso ideal antes del embarazo y durante todo el embarazo.”.

Este estudio sido publicado en la revista Pediatric Allergy and Immunology.

Imagen – Dustin Askins


Categorías

Salud, Varios

Bebes Mundo

Bebesmundo era una web dedicada al mundo de los bebés. Actualmente está integrada en Madreshoy.com formando una web de mayor tamaño y con una... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *