La oxitocina puede influir en el comportamiento social de la madre, según un estudio

La oxitocina puede influir en el comportamiento social de la madre, según un estudio

La oxitocina, conocida a menudo como  la “hormona del amor”, y aclamada por su papel en la atracción sexual y el apego materno, parece que cumple una nueva función.  Según una nueva investigación, la oxitocina  también puede influir en el comportamiento social de la madre.

Este estudio, que ha sido publicado recientemente en la revista Nature, revela cómo la oxitocina aumenta el procesamiento de la información social en la corteza auditiva izquierda del cerebro de la madre, lo que hace que esta responda a la llamada de socorro de sus hijos. Bueno, de sus crías, porque este experimento se ha realizado con ratones. No obstante, sus conclusiones son muy interesante.

“Nuestros hallazgos redefinen la oxitocina como algo completamente diferente a un” droga del amor “, sino más bien como un amplificador y supresor de las señales neuronales en el cerebro”, ha dicho el autor principal del estudio el doctor Robert Froemke, del Langone Medical Center en Nueva York.

Para su estudio,  Froemke y sus colegas se propusieron evaluar cómo la oxitocina se asocia con una forma importante de la conducta social de los mamíferos: la recuperación del cachorro.

El equipo explica que cuando las crías de ratón se separan de su nido, emiten llamadas de socorro de ultrasonidos. Sus madres utilizan estas llamadas de emergencia para localizar y recuperar al cachorro. “Este comportamiento se basa en el sistema auditivo, como llamadas del cachorro emitidas por altavoces que atraen a sus madres”, dicen los investigadores.

La oxitocina aumenta el procesamiento de la información social en el cerebro

Los investigadores llevaron a cabo una serie de experimentos en ratones hembras adultas y sus crías y encontraron que hay una abundancia de receptores de oxitocina en la corteza auditiva izquierda del cerebro. Mediante el uso de un anticuerpo que se une a las proteínas del receptor de oxitocina en las neuronas, el equipo fue capaz de supervisar cómo la oxitocina afecta a cada célula del cerebro.

Ellos encontraron que los niveles de la hormona en ratones hembra adultas aumentaron en respuesta a las llamadas de socorro a sus crías. Lo hacían bloqueando las señales inhibitorias y regulando la cantidad de información social procesada por cada célula cerebral en esta región. Esto influye en cómo las madres responden a las llamadas de sus cachorros.

Las ratoncitas adultas sin ningún cachorro no solían responder a las señales de socorro emitidas por las crías de otras ratonas, ya que son incapaces de percibirlas. Sin embargo, cuando el equipo inyectó en el cerebro de estos ratones  oxitocina adicional, esto les enseñó a reconocer señales de socorro de las crías de otros ratones que habían sido separadas de su nido, lo que les empujó a buscar a los cachorros como si fueran sus propios hijos.

Incluso cuando los receptores de oxitocina en la corteza auditiva izquierda fueron posteriormente bloqueados en estos ratones, los investigadores dicen que siguieron actuando para recuperar a los cachorros que no eran los suyos.

Cuando una es madre, lo es para todo

Ya ves, esa sensación materna que te surge cuando hay algún niño en peligro, esa angustia cuando ves que a algún compañero de tus hijos no le han venido a buscar todavía, o esa necesidad de proteger a cualquier niño cuando hay algo que no te cuadra…. todo eso parece que es científicamente normal.

Imagen – Electron


Categorías

Varios

Bebes Mundo

Bebesmundo era una web dedicada al mundo de los bebés. Actualmente está integrada en Madreshoy.com formando una web de mayor tamaño y con una... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *